Buscar

Caballero Bonald clausura Congreso de Editores de Sevilla con una ponencia sobre influencia del español en Latinoamérica

21/06/2008 - 14:26

El escritor y poeta jerezano José Manuel Caballero Bonald clausuró hoy el VI Congreso Nacional de Editores de España celebrado en Sevilla con una conferencia sobre la influencia de la lengua castellana en la cultura iberoamericana y viceversa, algo que se reflejó posteriormente en las obras literarias de autores como Carlos Fuentes, Jorge Luis Borges o Rubén Darío.

SEVILLA, 21 (EUROPA PRESS)

Caballero Bonald reconoció que versó su ponencia sobre este aspecto al tratarse de la clausura de un acto en Sevilla, "puerta y puerto de las Indias", y "enclave oportuno para hablar del florecimiento de nuestra lengua en otros lugares geográficos".

De esta forma, se refirió al mestizaje de la lengua española, un término ambiguo que explicó que "en algunas culturas puede resultar vejatorio, pero que con el tiempo ha sido aceptado como cruce de culturas y no sólo de razas". Por ello, habló del idioma español como "un vehículo de expresión literaria co-propiedad de los hispanohablantes de 20 países distintos" que, a partir de una lengua común, "las fronteras lo cambian" hasta crear "un tesoro que no pertenece a ningún país".

En este sentido, se refirió a esta situación de co-propiedad del español como "una gran casa marcada por la intercomunicación entre sus habitaciones", algo en lo que "ni los condicionantes políticos ni las características nacionales dejan de influir".

El español llegó a América con el descubrimiento del Nuevo Mundo en 1492, el mismo año en que, como recordó Caballero Bonald, se publicó la 'Gramática de la lengua castellana' de Antonio de Nebrija, de forma que "se descubría un territorio para el que había todo un almacén idiomático".

Fruto de esta situación se produjo la lógica convivencia entre conquistadores, conquistados y esclavos importados de África, por lo que cohabitaron muchas formas lingüísticas que terminaron por enriquecer la lengua española. En este aspecto, el escritor jerezano cuestionó cómo debía llamarse en castellano una planta, un fruto o una herramienta bautizada por indios, de forma que se acuñaron nuevos términos. Una circunstancia que influyó en la literatura criolla, "nacida entre lo americano y lo español".

El hecho de que se hablara castellano en lugares tan dispersos geográficamente propiciaba que "muchas palabras en desuso en España estuvieran plenamente vivas en América", al mismo tiempo que "mientras los indios hablaban castellano, las voces indígenas se incluían en el torrente lingüístico hispano". Algo que Caballero Bonald ejemplificó en la obra del nicaragüense Rubén Darío, quien logró "una hazaña literaria que afectaría a la poesía española desde entonces", al aglutinar aspectos hispanos, indígenas e incluso del parnasianismo francés.

Por último, Caballero Bonald alabó el mestizaje lingüístico del español gracias a la influencia latinoamericana, afirmando que "un purista es como un racista en versión gramática", y justificando la diversidad gramática, porque en su opinión "los hispanohablantes no pueden acogerse a una misma gramática, ya que no pertenecen a un mismo territorio".

Contenido patrocinado

Otras noticias