Buscar

Sorbier rinde homenaje a las 'pasionarias' en un insólito desfile virtual

AFP
2/07/2008 - 18:13

"La alta costura no puede permanecer encerrada en una torre de marfil", afirma el creador de moda Franck Sorbier, cuya colección otoño-invierno 2008-09, dedicada a La Pasionaria y a las "mujeres que cambiaron el mundo", fue presentada este miércoles en un insólito desfile virtual.

Modista conocido por su maestría en el maleado y la combinación de materias y que trabaja con el mismo primor el encaje de guipur y la rafia, Franck Sorbier presentó su colección a través de internet, en un desfile virtual, y mostró los mismos diseños y sólo dos modelos terminados a sus invitados en un salón.

En entrevista con la AFP, Sorbier explicó los motivos de esta presentación sorprendente, contó su admiración por las mujeres que inspiraron esta colección y su concepción de la alta costura. El diseñador reconoce de entrada que esta presentación virtual responde a dificultades económicas provocadas por el abandono de uno de los socios financieros de la casa. "Lo que ocurrió es que yo había diseñado toda la colección y nos encontramos sin presupuesto para hacerla. Me planteé cómo estar presente en esta temporada. La idea fue hacer una presentación de los diseños por internet, hacer una presentación pese a a todo: los diseños están ahí y desfilan", dijo.

La casa Sorbier, invitada de la alta costura desde 1999 y miembro de pleno derecho desde 2005, no dejó nunca de presentar desfiles.

La dirigente comunista española "Dolores Ibárruri, La Pasionaria, y su célebre 'no pasarán' son las referencias. El tema general son las 'pasionarias', empezando por la primera de ellas, Dolores. Después buscamos otras 24, pero no sólo en el dominio político", explicó Sorbier. "Quería hacer un homenaje a esas mujeres que cambiaron el mundo, que se comprometieron hasta las últimas consecuencias, que aportaron su piedra al edificio de la sociedad. Hay también mujeres así en el mundo del arte, o de la ciencia".

Los modelos llevan pues los nombres Dolores Ibárruri o de Angela Davis, pero también de religiosas como Madre Teresa, de artistas como Camille Claudel, de escritoras como George Sand, de científicas como Marie Curie, de cantantes como Joan Baez o Josephine Baker...

Sorbier evoca los dos modelos terminados presentados en salón: son los que llevan los nombres de Madre Teresa y de George Sand. El primero es un largo abrigo hecho con bolsas de plástico ensambladas en patchwork, el segundo un conjunto negro de pantalón y redingote de guipur y encaje.

"Los dos modelos que presentamos no costaron un centavo", recalca el diseñador, explicando que el primero se hizo con bolsas de plástico recuperadas y el segundo con restos de material que sobraron de anteriores colecciones. "Tocamos aquí dos aspectos que me parecen importantes en nuestra época, la recuperación y por ende la ecología, y el grave problema social de la pobreza. Lamentablemente, en muchos países del mundo, inclusive en los nuestros considerados ricos, hay mucha gente que no tiene más que ese tipo de materiales recuperados para cubrirse o para construirse un techo".

Al preguntársele si todas esas preocupaciones no son poco acordes con el mundo de la alta costura, Franck Sorbier responde: "Creo que la alta costura no puede permanecer encerrada en una torre de marfil. La realidad está ahí, y aún a la gente que vive más aislada le basta con encender el televisor para ver lo que pasa en el mundo, y sobre todo en nuestro propio país. Nadie puede ignorar eso". "La alta costura hoy debe ser, por supuesto, bellos vestidos muy bien hechos, lo que es muy importante, es toda una cultura, pero creo que puede permitirse también enviar mensajes, o al menos lanzar botellas al mar", concluyó.

Otras noticias

Contenido patrocinado