Buscar

Destacamos
Hamilton logra la pole en Austin y se acerca al título en el Mundial de Fórmula-1; Sainz saldrá 7º y Alonso 8º

Marilyn Monroe, 55 años sin la actriz

9:15 - 7/08/2017
  • El 5 de agosto de 1962, Monroe dejaba un filme a medio rodar
Marilyn Monroe. Imagen: Archivo

La actriz, que falleció el 5 de agosto de 1962, probablemente a causa de una sobredosis de barbitúricos, dejó una película inacabada, aunque su trabajo aún se puede disfrutar en numerosos títulos clásicos de los años dorados de Hollywood. Por Víctor Barahona

El 5 de agosto de 1962, encontraban en la habitación de su su casa de Brentwood, barrio de Los Ángeles (California), el cadáver de Norma Jeane Baker Mortenson, que contaba con 36 años. Aquel nombre, apenas reconocido a nivel mediático, escondía sin embargo a la que fue considerada un icono de belleza de los años dorados del cine de Hollywood, la rubia por excelencia, ella, Marilyn Monroe, aquella que sedujo -y no hay duda de que hoy día lo sigue haciendo- a espectadores de medio mundo. Aunque la autopsia declaró que la actriz había muerto por una ingesta masiva de barbitúricos, apuntando a un posible suicidio, lo cierto es que muchos cabos quedaron sueltos, de ahí que se alzasen muchas voces que apuntaban a la posibilidad de un asesinato.

"En Hollywood te pagan mil dólares por un beso y 50 centavos por tu alma", dijo en alguna ocasión aquella chica nacida en Los Ángeles que sufrió numerosos episodios de depresión. Su presencia emanaba luz, aunque también aires bobalicones -a pesar de los 165 puntos de cociente intelectual que dicen que tenía-. Marilyn era divertida, canalla, sensual... sobre todo sensual.

Aquel 5 de agosto, Monroe dejaba un filme a medio rodar, Something's Got to Give, que estaba siendo dirigido por George Cukor, quien ya había trabajado con Marilyn dos años antes en la comedia El multimillonario.

Sin embargo, los años de trabajo de la intérprete han ofrecido a la historia del cine un legado de cintas que han acabado por convertise en clásicos. Su sola presencia ya es un aliciente indiscutible para acercarse a la treintena de películas en las que participó. Aunque como en toda carrera, algunas sobresalen sobre otras.

Aunque no hacen falta excusas, porque siempre es buen momento para recordar obras como Con faldas y a lo loco (Billy Wilder, 1959) o Vidas rebeldes (John Huston, 1961) el día de hoy, a propósito del 55 aniversario de su fallecimiento, se revela como un momento de lo más idóneo.

La rubia preferida

Hay papeles que, indudablemente, marcan la imagen de un intérprete. Marilyn Monroe arrasstraría durante toda su vida cierta consideración de superficial, debido a la película Los caballeros las prefieren rubias (Howard Hawks, 1953). Su interpretación del número musical Diamonds are a girl's best friends se convirtió en todo un clásico de los musicales. La actriz ya se había puesto a las órdenes de Hawks en el filme Monkey Business (Me siento rejuvenecer), donde actuó junto a Cary Grant y Ginger Rogers, pero fue en este segundo filme que hicieron juntos en el que Marilyn se enfrentó a uno de sus roles cinematográficos más recordados por los espectadores, una cantante llamada Lorelei que se embarca en un crucero con el objetivo de encontrar un millonario con el que casarse.

En este mismo año, la actriz también había participado en Niágara (Henry Hathaway, 1953) una de sus escasas incursiones en el cine negro. En este filme, Marilyn interpretó a una mujer infiel que, en un viaje a las cataratas del Niágara, trataba matar a su marido, interpretado por el actor Joseph Cotten.

'La tentación vive arriba'

En el año 1955, Marilyn Monroe se pone a las órdenes del emblemático director Billy Wilder en la comedia La tentación vive arriba, titulada originalmente como The seven year itch y basada en la obra de teatro homónima de George Axelrod. Este filme le valió a Marilyn una nominación a los premios Bafta, entregados por la Academia Británica de las Artes Cinematográficas y de la Televisión.

Después de esta nominación llegaron una serie de reconocimientos -nominación al Globo de Oro por Bus Stop (Joshua Logan, 1956) y una nueva nominación al premio Bafta por El príncipe y la corista (Laurence Olivier, 1957)- que culminaron al alzarse con el Globo de Oro a mejor actriz de comedia o musical en el año 1959 por su papel de Sugar Kaneen en Con faldas y a lo loco (1959) donde volvió a ponerse a las órdenes de Wilder.

Con faldas y a lo loco es una de las comedias más destacadas del cine. Protagonizada por Tony Curtis, Jack Lemmon y la propia Marilyn Monroe, el filme se ambienta en el año 1929, en plena Época de la Ley Seca. Curtis y Lemmon interpretan a dos músicos de poca monta que, huyendo de la mafia, deciden vestirse de mujeres para ingresar en una orquesta femenina.

'Vidas rebeldes'

En el año 1960, Marilyn formó parte del elenco de la película Vidas rebeldes, de John Huston, cuyo guion había sido escrito por Arthur Miller -quien fuera el tercer marido de la actriz-. Aquel rodaje, que tuvo lugar en el desierto de Nevada, estuvo repleto de numerosas dificulatades. La actriz, que comparió set de rodaje con actores de la talla de Clark Gable y Montgomery Clift, faltaba con frecuencia a las sesiones de grabación, debido a su estado anímico. Aquella película se convirtió en el último trabajo de Gable y Monroe, convirtiéndo en leyenda esta historia sobre inadaptados.


Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0