Buscar

El director del Reina Sofía dice que la elección de Guirao es "un orgullo" y destaca su sensibilidad con el "patrimonio"

14/06/2018 - 16:02
Más noticias sobre:

El director del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (MNCARS), Manuel Borja-Villel, ha manifestado este jueves que la elección de José Guirao como nuevo ministro de Cultura y Deporte es "un orgullo" y ha destacado su sensibilidad respecto al "patrimonio" y la "educación".

MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

Según ha señalado Borja-Villel en declaraciones a Europa Press, es un "honor" para el Reina Sofía que la cartera del ministro de Cultura y Deporte la asuma uno de los exdirectores del museo, del que estuvo al frente entre los años 1994 y 2000.

En sus palabras, Guirao es alguien que "conoce muy bien la Administración", algo que a su juicio es "fundamental" en una legislatura que "será corta por necesidad".

Además, ha destacado su conocimiento de los museos y la "importancia de cuidar el patrimonio y hacer colecciones". "El patrimonio es aquel que se conserva pero también el que se va haciendo, y Guirao lo conoce perfectamente", ha recalcado.

Asimismo, Borja-Villel hecho referencia a su discurso este jueves en el acto de traspaso de cartera y ha destacado sus palabras sobre la educación, que a su juicio son "un elemento esencial para mediar con los públicos y hacer que sean no consumidores sino ciudadanos".

En cuanto a los objetivos del ministro, entre los que ha citado a las pocas horas de ser elegido la fiscalidad y la educación, Borja-Villel ha señalado que es "importante" una ley de mecenazgo que "favorezca las donaciones" para incentivar las colecciones.

En cuanto al legado de Guirao en el Reina Sofía, el actual director del museo ha destacado su papel en la adquisición de ciertas obras de Picasso y Miró; la reorganización de la estructura del museo o la recolocación del Guernica.

En este sentido, ha destacado que "una de las cosas que le ha salido bien a España ha sido el Reina Sofía", algo que, según ha destacado, ha sido así "porque no ha habido adanismo, sino que cada nuevo equipo ha trabajado sobre lo que se ha recibido".

En cuanto al protagonismo de Guirao en la retirada del cristal que cubría el Guernica, en 1995, cuando apenas llevaba un año como director del Reina Sofía, Borja-Villel ha señalado que aquel hecho fue "símbolo de una normalización en el país" e incluso algún sociólogo se refirió a la llegada del Guernica como el "final de la transición".

Borja-Villel, que el pasado mes de enero renovó como director del Reina Sofía por otros cinco años, no se plantea en un futuro asumir la responsabilidad que ahora ostenta Guirao. "Lo mío es trabajar en museos y hacer exposiciones, no creo que ese sea mi perfil", ha dicho.

Contenido patrocinado

Otras noticias