Buscar

Una senda histórica por las trincheras madrileñas de la Guerra Civil

EFE
11/08/2018 - 12:29
Más noticias sobre:

Madrid, 11 ago (EFE).- Los dispersos vestigios bélicos que ha dejado la Guerra Civil en la región están siendo identificados, documentados y agrupados después de ochenta años por Patrimonio para crear, con vistas a 2019, una senda histórica unificada que ayude a comprender el desarrollo de las batallas que tuvieron lugar en la Comunidad de Madrid.

"Hace como un año y medio decidimos poner en marcha el Plan Regional de Fortificaciones de la Guerra Civil", explica a Efe Paloma Sobrini, directora general de Patrimonio Cultural de la Comunidad; "las estructuras militares estaban muy dispersas por el territorio por lo que no se llegaba a entender el recorrido de la Guerra Civil en su conjunto", explica.

Sobrini se refiere a la elaboración de un documento único que cataloga todas las estructuras militares existentes en la región -como búnkeres, casamatas, trincheras o puestos de ametralladoras- elementos defensivos que desde 2013 ya están protegidos como Bienes de Interés Patrimonial (BIP) por la Ley de Patrimonio Histórico de Madrid.

En una primera fase se han identificado, estudiado y documentado todas las fortificaciones lo que ha permitido desempolvar 2.000 elementos nuevos que, a su vez, han sido incluidos en registros y en los diferentes catálogos municipales de elementos protegidos.

"La segunda fase es hacer trazados, agrupar los yacimientos por zonas bélicas dentro de la Comunidad de Madrid de forma que se pueda realizar una lectura uniforme", explica la directora regional de Patrimonio, que visualiza como resultado final una ruta perfectamente explicada a lo largo del territorio y que se complementa con diferentes Centros de Interpretación.

Un ejemplo de este ambicioso proyecto patrimonial es la ruta del Frente del Agua, una senda de unos 12 kilómetros situada en el curso medio del río Lozoya y que fue enclave de un enfrentamiento en el que ambos bandos se disputaron el control del embalse de Puentes Viejas.

Esta ruta, que comienza en el Centro de Interpretación de Paredes de Buitrago, muestra en su transcurso diferentes nidos de ametralladora, búnqueres, centros de mando y refugios subterráneos; también la Línea de Frente, la franja que dividía el territorio entre el bando sublevado y el republicano.

En 1937 tuvo lugar la Batalla del Jarama, un enfrentamiento en el también participaron las Brigadas Internacionales y que ya cuenta con sendas documentadas tanto en Arganda del Rey como en Morata de Tajuña que ahora Patrimonio prevé unificar "en un trazado para que se pueda entender qué pasó en la Batalla del Jarama", concreta Sobrini.

Además, la ruta de la Batalla del Jarama se completará, señala la arquitecta, con un Centro de Interpretación en Rivas Vaciamadrid sobre el papel del batallón de los voluntarios internacionales.

"Es una muy interesante labor de interacción entre las administraciones, estamos llegando a un trabajo muy interesante de patrimonio; es importante que el Gobierno de la región se involucre con los municipios", advierte Sobrini, que añade a la lista de rutas bélicas documentadas la de la Batalla de Brunete, que también contará con un Centro de Interpretación.

También a 9 kilómetros de Navalagamella se encuentra el 'Blockhaus-13', un búnker único en su especie del ejército franquista que tras ser intervenido recientemente por Patrimonio ya es visitable y cuenta con carteles explicativos.

Cerca, en el pueblo de Navalagamella, existen más de 120 trincheras identificadas por el Gobierno regional que, con vistas a 2019, serán sumados a este proyecto y se instalará en el municipio el primer "Centro de Interpretación del papel de la mujer en tiempos de guerra", anuncia Sobrini.

La directora general destaca la "doble vertiente" del papel de la mujer en la guerra: "por un lado están las enfermeras o las conductoras de ambulancia, y por otro mujeres que se quedaban en la retaguardia, pero que fueron las que mantuvieron el país en marcha".

Asimismo, confiesa que este proyecto de unificación de rutas bélicas ha sido aplaudido por otras comunidades: "En el último Consejo Nacional de Patrimonio explicamos a todas las comunidades este proyecto y les pareció interesantísimo, nadie lo tiene puesto en marcha y es una riqueza patrimonial que toda España tiene", asegura Sobrini.

El proyecto, que el año que viene contará con la incorporación de los citados Centros de Interpretación de Navalagamella, Brunete y Rivas "se está desarrollando con una inversión importante a lo largo de pocos años"; entre 2017, 2018 y 2019 Sobrini prevé que se invierta alrededor de medio millón, "una inversión fuerte" que encaja en los presupuestos de Madrid.

Para esta arquitecta, nada tiene que ver este asunto con la memoria histórica, "estamos hablando de la arquitectura defensiva, de las fortificaciones; es lo que nuestra ley protege, nuestro patrimonio y nuestra historia".

"Al final se trata de hacer una ruta con la que acabar entendiendo qué sucedió en la Comunidad de Madrid en la época de la Guerra Civil, cómo sucedió y dónde sucedió", explica la directora, que entiende este proyecto como una forma de "conocer y estudiar la historia" para "ayudar a no repetir errores".

Por Marta Moreno

Contenido patrocinado

Otras noticias