Buscar

El FBI recupera los zapatos rojos de 'El mago de Oz' 13 años después de su robo

5/09/2018 - 8:37
  • El par ha sido enviado al Museo Nacional de Historia Estadounidense
  • El robo de esta 'joya del cine' se perpetró en menos de un minuto

La Policía Federal de Estados Unidos (FBI) ha recuperado este martes los zapatos rojos que llevaba Dorothy, personaje de El mago de Oz interpretado por la actriz estadounidense Judy Garland, que fueron robados de un museo hace 13 años.

La agencia estadounidense ha indicado que los zapatos color rubí, que formaban parte de una colección en honor a Garland, han sido recuperados en la localidad de Mineápolis, en el estado de Minnesota, lugar de origen de la actriz, según ha informado el diario local Star Tribune.

El FBI, que ha señalado que "los zapatos de Dorothy son una pieza valiosa de la cultura estadounidense", ha pedido ayuda a la población para identificar a los sospechosos, que estarían relacionados con el robo y que habrían intentado extorsionar a los propietarios de los zapatos, uno de los cuatro pares que Garland utilizó durante el rodaje del clásico de 1939.

"Esperamos que la gente nos pueda ayudar a completar este rompecabezas para llevar ante la justicia a aquellos que estuvieron detrás del robo", ha indicado Jill Sanborn, agente a cargo de la oficina del FBI en Mineápolis.

Medios locales afirman que los zapatos fueron sustraídos del Museo Judy Garland, en Grand Rapids, Minnesota, en un robo registrado la noche del 27 de agosto de 2005 y que duró menos de un minuto.

Según el FBI, los zapatos llevaban desaparecidos 13 años a pesar de la exhaustiva búsqueda realizada por las fuerzas de seguridad, que registraron incluso varias minas abandonadas.

En 2015, un aficionado anónimo de la película ofreció una recompensa de 1 millón de dólares por su devolución. El Departamento de Policía de Grand Rapids solicitó la ayuda del FBI en 2017 en el marco de una trama de extorsión registrada contra la empresa Markel Corporation, dueña de los zapatos.

El par ha sido enviado al Museo Nacional de Historia Estadounidense, que es administrado por el Instituto Smithsoniano en Washington, donde varios conservadores han confirmado que se trata de los zapatos robados.


Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.