Buscar

Destacamos
México extradita al narcotraficante 'El Chapo Guzmán' a EEUU

La Agencia Efe, un mundo en español

EFE
2/01/2009 - 11:36
/imag/efe/2009/01/02/1811499w.jpg

Madrid, 2 ene (EFE).- La Agencia Efe, que cumple mañana 70 años, ha consolidado en este tiempo una versión española del mundo y una manera de hacer periodismo con información sin aditivos y, como corresponde a una agencia, a toda prisa.

"El mundo en español". Así titula Víctor Olmos su "biografía" de Efe y resulta difícil encontrar mejor corolario a estos setenta años de historia.

Nacida el 3 de enero de 1939 en Burgos de la mano de quienes querían garantizar al franquismo una voz en el mundo, aquella agencia "oficial" fue creciendo a impulsos, desembarazándose de la propaganda y confirmando que ese proyecto informativo tenía sentido en sí mismo, al margen de objetivos políticos.

Por encima de todo, tres señas de identidad: la vocación latinoamericana, la preocupación constante por el lenguaje español y el rigor informativo.

Al poco de nacer, Efe se fue a vivir a Madrid y ese mismo año -1940- se abrió la delegación de Barcelona. Poco a poco, la agencia se extendió por toda España y fue vertebrando informativamente el país.

Primero ciclistas -cuartilleros- para repartir las noticias y llevar las fotografías en sobres, periodistas con sombrero -y con boina- dictando por teléfono, taquígrafos, batas blancas en el laboratorio fotográfico, el primer receptor de telefoto (1951), marañas de cables para transmitir, ovillos de cinta perforada de teletipos...

En 1977, Efe había crecido mucho, necesitaba una casa más grande y se fue a la madrileña calle de Espronceda. De esa época es la unificación de las denominaciones, porque hasta entonces Efe sólo era Internacional, mientras que Deportes era Alfil; Nacional era CIFRA (Crónicas, Informaciones, Fotografías y Reportajes de Actualidad); y Gráfica era CIFRA-Gráfica.

Años antes, a mediados de los sesenta, la Agencia Efe se había vuelto a mirar a América y no paró hasta conquistarla, y lo hizo fundamentalmente seduciéndola con la palabra.

"El idioma nos une", fue uno de los lemas con los que la agencia empezó a introducir sus servicios en América Latina. Primero Buenos Aires en 1965 y al año siguiente ya había delegaciones en todos los países del continente americano.

La expansión exterior se hizo en dura competencia con las grandes agencias internacionales, entre las que Efe logró hacerse un sitio de privilegio de la mano, precisamente, de la posición dominante conseguida con los años en América.

Primero Miami (2002) y después Bogotá (2007) acogen la mesa de edición específica para América, que ya en la etapa colombiana funciona como una "cibermesa" en la que se integran los diferentes productos que ofrece Efe, cada vez más diversificados y más fuertes en vídeo e Internet.

Si importante era contar el mundo en español, también lo ha sido siempre hacerlo con "mirada española". En 1984, Efe se une formalmente a la European Pressphoto Agency (EPA) y más tarde, en alianza con esta agencia, se pone en marcha el Servicio Gráfico Internacional en 2003.

Efe Data, el primer banco de datos de noticias en español, que funciona desde 1988, y la FOTOTECA que arrancó diez años después, configuran uno de los mayores patrimonios de Efe.

En paralelo a la continua renovación tecnológica y a la expansión exterior, se inició a finales de los setenta la colaboración con filólogos y especialistas para intentar que se usara siempre el mejor español.

El primer manual de estilo de la Agencia Efe, dirigido por Fernando Lázaro Carreter, es de 1978 y su objetivo, lograr una redacción homogénea de los servicios informativos en todo el mundo.

Otros hitos de la atención al lenguaje son la creación del Departamento de Español Urgente (1981), germen de la Fundéu (Fundación del Español Urgente) que llegaría en 2005 fruto de un acuerdo con el BBVA y presidida por Víctor García de la Concha.

La solvencia informativa de la agencia se fue afianzando desde muy pronto y del rigor se hizo imagen de marca; muchas redacciones pasaron de esperar el teletipo de Efe porque era la "verdad oficial" a esperarlo porque la agencia estaba en todas partes, no incluía opiniones interesadas y enviaba a sus clientes "la verdad" sin más adjetivos.

Confirmar, contrastar y volver a confirmar -siempre lo más rápido posible- antes de dar una noticia, que luego se hace muy duro tener que resucitar a quien se ha matado por escrito o decir que "donde dije digo, digo Diego".

Son muchos los nombres propios dignos de un lugar de honor en la historia de la agencia y del periodismo español en general, desde la propia Efe o después en otros medios.

Pero lo cierto es que son más los de periodistas literarios, gráficos, de radio y de televisión que han ido haciendo Efe en estos setenta años, muchas veces con la sola "gratificación" de ver cómo sus iniciales al pie de un teletipo o una foto eran sustituidas en destino por la firma completa de otro o por ese genérico crédito de "agencias".

No obstante, todos los que tienen algo que ver con el periodismo en España saben que la influencia de Efe no sólo está en lo que finalmente se publica, sino también en la presencia cotidiana de sus teletipos siempre a mano en las redacciones, completando, apoyando, inspirando... así como en que empresas, inversores y administraciones se mantienen informados a través de los servicios de la agencia.


Otras noticias

Contenido patrocinado





Lotería de Niño 2017

Primer Premio 08354

Segundo Premio 95379

Tercer Premio 85073