Buscar

Destacamos
El 'efecto Alguacil' se lleva por delante al Atlético y acerca el alirón del Barcelona

Las hermanas Williams, a un partido de reencontrarse en la final de Wimbledon

AFP
1/07/2009 - 18:56

Las tenistas rusas Dinara Safina y Elena Dementieva deberán tumbar todos los pronósticos, el jueves, para impedir el reencuentro en la final de Wimbledon de las hermanas Williams, Venus y Serena, que ya llevan ocho finales de Grand Slam y cuatro en el césped londinense.

Cada una por su lado del cuadro ha barrido a sus contrincantes. Las dos estadounidenses, de 29 y 28 años, han apuntalado su hegemonía en el All England y casi todos apuestan a una final entre ellas.

Imperial en el servicio, la mayor, Venus, dejó escapar 19 juegos ante cinco adversarias. Serena fue apenas menos expeditiva: 25 'games' perdidos.

Sus futuras adversarias no mostaron un optimismo desmesurado.

La número uno mundial, Safina, que cometió quince dobles faltas en cuartos de final contra Sabine Lisicki, parece perder la calma por un sufrimiento que ella "no comprende" y que le hace lanzar miradas de reproche todo el tiempo a lo largo del torneo.

Potente, la rusa sufre por la movilidad, uno de sus puntos flacos, que puede penalizarle frente a Venus Williams, vigente bicampeona.

Ambas se cruzaron tres veces en poco más de un año. Safina se impuso la última vez, pero sobre polvo de ladrillo. En los dos partidos precedentes, sobre superficie dura, se impuso la estadounidense (7-5, 6-3 y 6-4, 6-2).

Por su lado, Elena Dementieva reconoce que frente a Serena va a ser "duro". El año pasado, en la misma etapa de la competición, la número cuatro mundial fue fácilmente aplastada por Venus.

A excepción de 2006, todas las finales de Wimbledon desde 2000 tuvieron a alguna de las hermanas Williams. Y esta hegemonía parece difícil de quebrar, sobre todo después del retiro de Justine Henin, la baja de nivel de Amélie Mauresmo y el regreso lento de la rusa Maria Sharapova -derrotó a Serena en 2004-, que vuelve de una operación de hombro.

El relevo (Radwanska, Azarenka, Wozniacki o Lisicki) mostró que aún no está a la altura de las hermanas estadounidenses, que se siguen paseando en el pasto londinense.

Venus fue tajante al explicar este fenómeno, cuando le preguntaron qué pensaban sus rivales antes de enfrentarla: "Sin duda, exactamente lo mismo que siento yo cuando estoy frente a Serena", dijo.

La pentacampeona de Wimbledon considera a su hermana como su única rival de peso en Wimbledon. Safina y Dementieva intentarán probarles a las dos Williams y a los observadores en general que estaban equivocados.

Otras noticias

Contenido patrocinado