Buscar

Polonia y Ucrania, con dudas por resolver antes de la Eurocopa-2012

AFP
7/02/2010 - 15:22

El sorteo de las eliminatorias, este domingo en Varsovia, abrió oficialmente el camino hacia la Eurocopa-2012 de fútbol, organizada por Polonia y Ucrania (9 junio-1 julio), aunque las dudas siguen planeando sobre los preparativos y el avance de las obras en ambos países.

El 11 de diciembre en Funchal (Portugal), el Comité Ejecutivo de la Unión de Asociaciones Europeas (UEFA) validó el informe ucraniano y las cuatro sedes previstas (Donetsk, Kharkov, Lviv y Kiev), después de haber dado el visto bueno a las ciudades polacas (Varsovia, Wroclaw, Poznan y Gdansk). Pero esa decisión no ha disipado por completo las dudas sobre la capacidad organizativa de ambos países.

"Tenemos confianza. Es una aventura bonita, una aventura difícil, pero terminará muy bien. Hay aún cosas que no van muy bien y vamos a continuar con el seguimiento", comentó recientemente el presidente de la UEFA, el francés Michel Platini.

Más allá del choque de apertura (9 de junio de 2012 en Varsovia) y la final (1 de julio de ese año en Kiev), la UEFA no se ha arriesgado a adelantar un calendario preciso del torneo. Todo dependerá de "las obras efectuadas en los aeropuertos", precisó el dirigente del fútbol europeo. El tema de los transportes es una de las cuestiones más delicadas, sobre todo en lo que se refiere a Donetsk y Gdansk, así como a la unión del aeropuerto de Kiev con el centro de la capital ucraniana.

La ausencia de hoteles de lujo en Ucrania ha supuesto además uno de los 'puntos negros' para la UEFA, pero Platini señaló en diciembre que estaban apariciendo "como champiñones" formas de alojamiento en ambos países.

Los ucranianos han pisado el acelerador en el tema de los estadios, con la inauguración reciente de un recinto ultramoderno de 50.000 plazas en Donetsk (Donbass Arena), financiado por el millonario propietario del Shakhtar, Rinat Akhmetov, y la renovación de un estadio para 40.000 personas en Kharkov.

Pero sobre este tema, las dudas se centran ahora en Polonia. Las autoridades municipales de Wroclaw rescindieron en enero su contrato con un consorcio greco-polaco por el retraso en las obras, y se ha confiado ahora en el grupo alemán Max Bögl, responsable de los trabajos de mejora del BayArena, 'casa' del Bayer Leverkusen de la Bundesliga.

La fecha de final de la obra es el 30 de junio de 2011. Si hay problemas con ello, habría que recurrir a "una solución alternativa" y trasladar los choques de Wroclaw a otra ciudad, posiblemente Cracovia o Chorzow, avisó el ministro de Deportes polaco, Adam Giersz.

Pero de manera más global, Ucrania, muy afectada por la crisis económica mundial (recesión del 15% en 2009 y con una moneda que ha perdido el 60% de su valor desde 2008), es quien suscita más interrogantes. El país espera el desbloqueo de un préstamo de 2.000 millones de dólares del Fondo Monetario Internacional (FMI). Este organismo aguarda el desenlace de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales y la presentación de proyectos para acometer las reformas solicitadas, algo que complica aún más el trabajo de los organizadores locales y dispara los temores de la UEFA.

Otras noticias

Contenido patrocinado