Buscar

Ambiente exaltado en Valencia antes de la 33ª edición de la Copa del América

AFP
7/02/2010 - 16:53

Los suizos de Alinghi y los estadounidenses de Oracle preparaban este fin de semana en un clima electrizado su espectacular duelo en multicascos en la 33ª edición de la Copa del América de vela, que empieza el lunes en Valencia.

Hay un clima de "tensión" antes de que comience este enfrentamiento, organizado después de dos años y medio de pelea judicial, reconoció Larry Ellison, jefe millonario del equipo estadounidense, que se mostró casi satisfecho por este ambiente caldeado. "Es como un partido por el título mundial de pesos pesados donde los dos boxeadores no se quieren mucho", comparó sobre su confrontación con el defensor, el suizo Alinghi.

El duelo, con un máximo de tres mangas, se desarrolla el 8, 10 y 12 de febrero (si es necesaria una tercera regata) entre el maxicatamarán de Alinghi y el trimarán gigante de Oracle y ambos equipos multiplican los ataques verbales a la espera del inicio de la competición.

Ernesto Bertarelli, jefe suizo de Alinghi, también millonario, anunció que estará al timón de su barco con el francés Loïck Peyron, y emplazó a Ellison a hacer lo mismo, recordando que el estadounidense no ha ganado nada en la Copa del América hasta ahora. "¡Que gane el mejor en el agua!", clamó Bertarelli, en referencia a la pelea judicial prolongada que inició Oracle en 2007, después de que el Alinghi ganara la 32ª edición de la Copa y que terminó en este inédito duelo.

El resultado en el agua podría ser invertido por la justicia neoyorquina, que el 25 de febrero examinará una demanda de Oracle en la que éste acusa a Alinghi de utilizar velas "ilegales", ya que están fabricadas en Estados Unidos.

Ellison declaró el viernes que el lunes no estará subido a su trimarán, dotado de una gigantesca ala rígida de 68 metros de altura y cuyo timón llevará el australiano James Spithil. Además anunció que el sábado no participaría por la tarde en la tradicional rueda de prensa de los propietarios de los veleros, actitud que la prensa local tildó de "arrogante". El rico empresario, que controla la empresa de programas informáticos Oracle, puso como pretexto que no dejaron participar en la rueda de prensa a su adjunto, el neozelandés Russell Coutts, tránsfuga de Alinghi, pero los organizadores precisaron que sólo los "propietarios" estaban invitados.

Es decir, que el ambiente estará caldeado el lunes poco después de las 10h00 locales (09h00 GMT), cuando empiece la competición entre ambos monstruos marinos, construidos a precio de oro por ambos equipos, cuyos presupuestos para esta edición se acercan a los 100 millones de euros.

Los pronósticos iban viento en popa este fin de semana, pero nadie se animaba a apostar por un favorito. Ambos parten con dos veleros "extremos" construidos específicamente para este duelo, y los riesgos de daños son altos.

"Estamos en un 50/50, en mi opinión, y con buen tiempo Alinghi puede ganar, y si no, nosotros con brisa", estimó Coutts, gran especialista de la prueba, reconociendo la ventaja que da a Oracle su ala rígida gigante. "Seguro que una ala rígida da mucha más velocidad" y permite maniobrar mejor, añadió Paul Cayard, marino francoestadounidense conocedor de la prueba.

Mucho podría depender entonces del viento y del comité de la carrera, que dará la salida y cuyas decisiones corren el riesgo de ser puestas en cuestión en este enfrentamiento el lunes en un recorrido de ida y vuelta de 20 millas marinas.

El público, muy esparcido por Valencia, está más bien desconcertado: no puede ni siquiera ver el trimarán de Oracle, estacionado en el puerto comercial y no en la marina de la Copa, y tendrá dificultades en seguir las pruebas la semana que viene, ya que se disputarán muy lejos de la costa.

Otras noticias

Contenido patrocinado