Buscar

ÚLTIMA HORA:
Joaquín Sabina, ingresado en un hospital de Madrid por un problema circulatorio (14:28)

La incomprensión entre Mourinho y los italianos sigue creciendo

AFP
23/02/2010 - 19:10

A la víspera de su enfrentamiento con el Chelsea, su antiguo club, donde la popularidad de Jose Mourinho sigue intacta, el entrenador del Inter de Milán sigue provocando incomprensión en Italia y es muy criticado por los medios de comunicación por sus polémicas declaraciones.

El lunes, el portugués fue sancionado con tres partidos de suspensión en el campeonato por haber pronunciado palabras "groseras" contra el árbitro del partido Inter-Sampdoria (0-0) del sábado y también por haber hecho un gesto con las dos manos como si estuvieran esposadas, que fue interpretado como insultante por las autoridades deportivas.

Este nuevo desencuentro entre Mourinho e Italia es el último de una larga lista desde que llegó al país, en 2008.

El técnico, apodado por los ingleses 'Special One' con algo de ironía pero sobre todo admiración, se está poniendo poco a poco a los italianos en su contra, exceptuando naturalmente a los 'tifosi' del Inter de Milán.

El carisma de Mourinho de las primeras semanas (su dominio del italiano impresionó favorablemente a todo el mundo) fue desapareciendo poco a poco a medida que iban apareciendo nuevas polémicas, con exclusiones y sanciones provocadas por sus polémicas declaraciones.

Al portugués siempre le gustó provocar y sus declaraciones le hicieron famoso en el Chelsea, además de los títulos que consiguió para el club. Pero en Italia sus palabras no suelen gustar, todavía menos cuando se dirigen a grandes figuras del fútbol o a entrenadores respetados en Italia.

Según sus detractores, Mourinho es un poco paranoico cada vez que hay algo que no funciona para su equipo, que sin embargo domina el campeonato italiano.

"Soy el único entrenador extranjero de la Serie A. La vida es difícil aquí", dijo Mourinho el domingo en declaraciones al periódico The Observer. "En Italia veo los privilegios, la pasión y el afecto con los que tratan las victorias de (Carlo) Ancelotti con el Chelsea, de (Fabio) Capello (seleccionador de Inglaterra) o cómo siguen los problemas del señor Giovanni Trapattoni (seleccionador de Irlanda) en el Mundial, pero para un entrenador extranjero las cosas no son fáciles", según el técnico.

Además de las sanciones, Mourinho también es muy criticado por la prensa deportiva, que sigue con detalle todas sus declaraciones y publica muchos editoriales sobre su comportamiento.

El presidente del sindicato de árbitros no duda en hablar de "delirio" refiriéndose a la actitud de Mourinho, mientras que el presidente del Nápoles, Aurelio De Laurentiis, asegura que sería "el último entrenador" que ficharía para su equipo.

Incluso un actor muy popular en Italia, Diego Abatantuono, seguidor del Milan, no dudó en calificar a Mourinho de "cómico frustrado" y de "Woody Allen de segunda".

En un país donde lo más importante son los títulos, sólo una victoria del Inter de Milán en la Liga de Campeones, un trofeo que el club no consigue desde los años 60, podría acallar las críticas contra el técnico.

Pero pase lo que pase, parece claro que Mourinho, que construyó su carrera en parte gracias a su particular temperamento, no va a cambiar.

En diciembre un periódico portugués le había preguntado si su amor por Italia se estaba acabando. "¿Cómo puede acabar si nunca existió?", respondió.


Otras noticias

Contenido patrocinado