Buscar


Brasil reitera que transfirió a Senegal el control del vuelo AF447 de Air France

EFE
2/07/2009 - 23:00

Sao Paulo, 2 jul (EFE).- La Fuerza Aérea de Brasil (FAB) aseguró hoy que los controladores aéreos del país sí transfirieron a Senegal el vuelo AF447 de Air France que hace un mes cayó al Atlántico con 228 personas a bordo cuando volaba de Río de Janeiro a París.

El portavoz de la FAB, el teniente coronel Henry Munhoz, dijo a la cadena de televisión O Globo que el control del vuelo fue transferido a las autoridades de Dakar no solo por los sistemas automáticos, sino también por medio de una llamada telefónica.

Munhoz desmintió así la afirmación de que el vuelo no fue transferido a los controladores de Senegal que, según los medios locales, hicieron hoy en París los expertos de la Oficina de Investigación y Análisis (BEA) al presentar su informe sobre el accidente, ocurrido al filo de la medianoche del pasado 31 de mayo.

"Además de la información automática, la autoridad aeronáutica hizo una llamada telefónica a las 23.20 hora de Brasil a las de Dakar informando el horario previsto de que ese avión entraría en su espacio aéreo y la autoridad de Dakar confirmó la información recibida", aseguró Munhoz.

En el primer boletín emitido sobre el accidente, el pasado 1 de junio, la Fuerza Aérea Brasileña ya señalaba que a la hora en que el Airbus A330-200 debía ingresar en el espacio aéreo de Senegal, "la aeronave de Air France no efectuó el contacto de radio previsto con el Cindacta III (centro de control de tráfico aéreo), lo que fue informado al Control Dakar".

El portavoz también recordó que "existe un acuerdo operacional entre Brasil y Senegal en el sentido de que si una aeronave entra en (la zona de control aéreo) en el horario previsto o hasta tres minutos después, se considera transferido automáticamente sin que sea necesario un nuevo contacto".

"Si no existe una respuesta de Dakar diciendo que el avión no entró, por ese acuerdo operacional, se comprende que el avión entró en ese espacio aéreo", agregó.

Los investigadores franceses del BEA divulgaron algunas conclusiones de su investigación sobre el accidente del pasado 1 de junio, entre las que está que el avión no explotó en el aire y que los pasajeros no estaba preparados para un amerizaje.

Desde que se produjo el accidente y hasta el viernes pasado, día en que se dieron por finalizadas las operaciones de búsqueda de restos de las víctimas, se recuperaron 51 cadáveres, de los que 35 fueron identificados por médicos forenses brasileños.

Contenido patrocinado

Otras noticias