Buscar

Celebran 25 años de la proeza de cinco argentinos que cruzaron el Atlántico en una balsa

EFE
12/07/2009 - 18:28

Buenos Aires, 12 jul (EFE).- Los cinco argentinos que en 1984 cruzaron el océano Atlántico en una balsa de troncos, sin motor ni timón, celebraron hoy los 25 años de aquella proeza con una fiesta íntima en la ciudad bonaerense de Dolores, en la que esperan la construcción de un museo que albergará la nave.

El 12 de julio de 1984 el capitán de la expedición, Alfredo Barragán, y sus cuatro amigos y tripulantes llegaron a Venezuela provenientes de España, después de 52 días de travesía .

Para ello utilizaron la balsa "Atlantis", una réplica de la embarcación más primitiva que se conoce, de 13,6 metros de largo por 5,8 de ancho, sobre la cual montaron un rancho de caña y pajas de un metro de altura.

En esa precaria embarcación los expedicionarios flotaron arrastrados por las corrientes y los vientos, a lo largo de unas 3.200 millas marinas (unos 5.000 kilómetros).

Alfredo Barragán dijo que la aventura fue perfectamente planificada.

"No somos aventureros, somos expedicionarios, creemos en la planificación. El aventurero va a ver qué pasa; nosotros teníamos la certeza de que cualquier cosa que flotara y fuera arrojada al mar en la zona de las islas Canarias debía llegar a América", comentó en declaraciones a la agencia Télam.

Barragán estaba convencido de esa posibilidad y de que los africanos habían llegado a México unos 3.000 años antes que Cristóbal Colón, pero su teoría fue recibida con escepticismo en el mundo científico.

"Expuse mi teoría, pero no fue tomada en serio. Yo estaba convencido de ella, de modo que decidí hacer una balsa para demostrar que aquella balsa africana era capaz de cruzar el océano", contó.

El 12 de julio de 1984 la "Atlantis" llegó al puerto venezolano de La Guayra, Barragán tuvo su reconocimiento y, aunque no probó que los africanos llegaron de esa manera a América, la teoría fue aceptada y desde entonces incorporada como materia de estudio.

"'Atlantis' es materia científica en todo el mundo, produjo una bisagra entre los historiadores. Tanto en México como en Naciones Unidas aceptan la migración africana precolombina", destacó el capitán de la expedición que ha recibido homenajes en más de una veintena de países.

Barragán espera ahora la creación del Museo de la Aventura en Dolores, unos 200 kilómetros al sur de Buenos Aires, donde prometió mostrar, además de la balsa, "todos los elementos" utilizados en la expedición.

Otras noticias

Contenido patrocinado