Buscar


Los temporales azotan a Latinoamérica y dejan decenas de miles de afectados

EFE
9/02/2010 - 23:28

Bogotá, 9 feb (EFE).- Decenas de miles de personas se han visto afectadas en lo que va de año por las intensas lluvias que azotan a Latinoamérica, desde Argentina hasta México, y que han dejado desde finales de diciembre unos tres centenares de muertos.

Mientras Venezuela, Colombia, Paraguay y la Sierra Central de Ecuador están afectados por la sequía, Perú, Bolivia, Brasil, México, Argentina, Uruguay y la costa ecuatoriana han sufrido deslizamientos de tierra, desbordamientos de ríos e inundaciones que han obligado a evacuar a miles de personas y a declarar amplías zonas en emergencia.

El país peor parado hasta el momento ha sido Brasil, con más de 201 muertos y más de 80.000 afectados desde el inicio del verano austral, en diciembre.

Según un informe facilitado a Efe por la Defensa Civil Nacional, los estados más afectados son los de Río de Janeiro, donde 84 personas han perdido la vida, y Sao Paulo, con un balance de 74 fallecidos.

La Universidad de Sao Paulo (USP) señaló que esta ciudad registró en enero el mes más lluvioso de su historia con casi 630 milímetros, muy por encima de la media histórica de alrededor de 220.

Un total de 62.600 personas han sido desalojadas de sus viviendas por las inundaciones y 22.800 se han quedado sin hogar a causa de los corrimientos de tierra causados por las fuertes precipitaciones.

En el otro extremo del continente, México fue golpeado en los últimos días por un temporal que ha causado al menos 43 personas muertas y 14 desaparecidos y se espera que a lo largo de esta semana las fuertes precipitaciones puedan volver.

La zona más afectada es la de la Ciudad de México y los estados circundantes, como el de Michoacán, donde ayer fueron encontradas la tres últimas víctimas mortales.

El occidental estado de Michoacán acumula veintisiete muertos y los doce desaparecidos, especialmente en la poblaciones de Tuxpan y Angangueo.

En la Ciudad de México, el municipio de Chalco se vio afectado por el desbordamiento de un canal de aguas residuales, al rebasar del agua un dique.

En Perú los fallecidos a causa de las lluvias ascienden a 26, siete personas están desaparecidas y más de 20.000 han resultado damnificadas, especialmente en las regiones sureñas de Cuzco y Puno.

En la primera de ellas, las lluvias provocaron la muerte de cuatro personas y obligaron a evacuar a unos 2.000 visitantes extranjeros que quedaron varados en esta turística zona.

Además, más de 20.400 personas "han perdido prácticamente todo, sus viviendas, sus pertenencias, sus cultivos,..." como consecuencia de las fuertes precipitaciones pluviales", informó hoy el jefe del Instituto de Defensa Civil (Indeci), Luis Palomino.

"La mayoría está entre Cuzco y Puno, en menor proporción en Apurímac, Huancavelica y muy poco en Junín", agregó.

En la vecina Bolivia, las autoridades han reportado 15 fallecidos, 36.163 familias afectadas y 8.572 hectáreas de cultivos dañados en ocho de sus nueve departamentos por inundaciones, derrumbes y la crecida de ríos.

Los decesos más recientes se produjeron en La Paz, donde un niño de 14 años falleció el fin de semana al caer una roca de 20 toneladas de peso sobre su vivienda y un obrero murió el lunes aplastado por material de construcción en el edificio en que trabajaba.

El Gobierno de Evo Morales ha declarado al país en emergencia nacional por las lluvias, si bien se activó la "alerta roja" en zonas específicas de Cochabamba, Santa Cruz, Beni y La Paz por el desbordamiento de siete ríos en esas regiones.

Ecuador vive una situación dual, pues mientras el Gobierno se dispone a declarar el estado de emergencia para las provincias de la Sierra Central con el fin de mitigar los efectos de la sequía, en la costa algunos ríos se vieron desbordados el pasado fin de semana tras dos días de lluvias, forzando la evacuación de 167 familias.

Los ríos Cañar y Balao Grande se desbordaron en la provincia de Guayas y en algunas de las zonas afectadas los vecinos debieron abandonar sus casas con el agua hasta la cintura.

También en Uruguay, las crecidas de los ríos Yi y Negro, en el norte del país, por la recientes lluvias hicieron que cerca de 5.000 personas tuvieran que ser evacuadas.

El río Yi en su paso por Durazno (uno de los cinco departamentos afectados) ha crecido hasta los 12 metros y se prevé que todavía continúe creciendo alrededor de un centímetro por hora, según indicó a Efe el portavoz del centro coordinador de ese departamento, Jesús Mario Rodríguez.

Además, se teme que la inundación haga colapsar una planta de agua potable ubicada en la zona, que ya ha sido alcanzada por el caudal del río.

En Argentina unas 1.500 personas fueron evacuadas en las provincias de Santa Fe, Corrientes y Entre Ríos, en el noreste del país, por las intensas lluvias que provocaron el desbordamiento del río Paraná.

Contenido patrocinado

Otras noticias