Buscar


Juicio a detective privado puede desnudar los trapos sucios de Hollywood

AFP
8/03/2008 - 11:36

El juicio contra un detective privado, acusado de escuchas telefónicas ilegales a beneficio de grandes personalidades de Hollywood, podría dejar al desnudo los trapos más sucios para lograr favores y fama en la meca del cine estadounidense.

Sobre Anthony Pellicano, conocido como "el detective de las estrellas", y sus cuatro supuestos cómplices, pesan unos 110 cargos que deberán ser discutidos durante el juicio que empezó el miércoles pasado en un tribunal federal de Los Angeles con la selección del jurado.

La acusación a principios de 2006 de este hombre de 63 años suscitó especulaciones sobre el escándalo que podrían desatar algunos testimonios, entre los que figuran algunos nombres de ricos y famosos.

Desde su oficina en Sunset Boulevard, epicentro de la mayoría de los culebrones de Hollywood, Pellicano prestó sus servicios a la élite del mundo del cine y el entretenimiento.

Por eso las preocupaciones sobre la eventual revelación de prácticas poco claras en la industria resucitaron el miércoles cuando la fiscalía de Los Angeles divulgó la lista de los testigos potenciales: Sylvester Stallone, Keith Carradine, Chris Rock y Farrah Fawcett.

Pero estos son los nombres de los personajes conocidos, sin embargo la lista también incluyó a dos de los hombres más poderosos de Hollywood, supuestos empleadores del detective: el presidente del estudio Paramount Brad Grey y el ex presidente de Disney Michael Ovitz.

"Quizás la paranoia de Hollywood a propósito del proceso de Anthony esté justificada", comentó el viernes el diario especializado Variety, luego de que la oficina del fiscal indicara que iba a apoyarse de varias horas de grabaciones de conversaciones telefónicas entre Pellicano y sus clientes, que cayeron en manos de las autoridades tras un allanamiento a la oficina del detective cuando fue detenido en 2002.

Estas personalidades deberán prestar su testimonio bajo juramento en un proceso que a lo menos, enrojecerá de verguenza a algunas estrellas, estimó Joel Stratte-McClure, cronista del espectáculo del diario Los Angeles Daily News.

Algunas filtraciones demuestran que Pellicano prestó su arte investigativo en una amplia gama de casos, que van desde divorcios hasta negociaciones entre productores y cineastas.

Uno de ellos es John McTiernan, artífice de la saga "Duro de matar" con Bruce Willis, quien reconoció haber contratado a Pellicano para espiar a un productor hollywoodense, después de que por varios meses sostuvo todo lo contrario, lo cual le costó en septiembre de 2007 una pena de cuatro meses de cárcel por mentir en la investigación.

Pellicano, quien asumió su propia defensa, afirmó el jueves que los problemas de sus clientes los sintió como propios, y sus tarifas, según las autoridades, eran de decenas de miles de dólares.

"Hollywood es por lo general una máquina bien aceitada, desde el personal de prensa al de seguridad pasando por los entrenadores privados que ofrecen sus servicios" a las estrellas, indicó el cronista de Los Angeles Daily News.

"Cuando se es Brad Pitt o Tom Cruise, habría que estar loco para no protegerse", opinó Stratte-McClure.

Pero "cuando se recurre a asistentes, investigadores y detectives, puede pasar que se emplee a alguien que resuelve los problemas por medios ilegales", indicó.

Pellicano, que ya pasó 30 meses en la cárcel por posesión de explosivos, ha guardado silencio hasta ahora sobre sus empleadores. "Pero como él lleva su propia defensa, todo puede pasar", advirtió Stratte-McClure.

tq/pb/cd

Contenido patrocinado

Otras noticias