Buscar

Nueva York se prepara para recibir desde hoy una espectacular tormenta invernal: habrá temperaturas de -28ºC

4/01/2018 - 9:58 | 10:28 - 4/01/18
  • La nieve podría llegar a alcanzar los 30 centímetros de altura
  • La previsión habla de temperaturas de hasta -28ºC desde el viernes
  • La ola de frío ha dejado ya 16 muertos en todo Estados Unidos

Las autoridades de Nueva York han anunciado este jueves medidas especiales ante la tormenta invernal que se espera para las próximas horas, con especial impacto en la ciudad y sus alrededores durante la mañana.

"Nos está llegando una fuerte tormenta, con condiciones muy peligrosas", afirmó el alcalde de la ciudad, Bill de Blasio, en declaraciones a los periodistas para advertir sobre los riesgos que se corren, especialmente el jueves.

Las previsiones meteorológicas indican que el impacto más fuerte se sentirá en Long Island, al este de Manhattan, y en partes de la costa de los estados vecinos de Nueva Jersey y Connecticut.

En principio, el máximo de nieve que caerá llega a 30 centímetros en algunas zonas, aunque las proyecciones pueden cambiar rápidamente.

Las autoridades de la ciudad anunciaron que esta misma noche las unidades quitanieve estarán en estado de alerta para desplegarse por Nueva York cuando sea necesario. En el momento que caiga la primera nevada comenzará la distribución de sal por las calles de la ciudad, según indicó la encargada del departamento de saneamiento de la ciudad, Kathryn Garcia.

Después del paso de la tormenta, Nueva York y sus alrededores sufrirán una brusca caída de las temperaturas, especialmente el viernes por la noche. Las previsiones indican que la temperatura puede caer hasta -16 grados Celsius, aunque por las rachas de viento polar la sensación térmica puede llegar a bajar, según de Blasio, hasta los -28 grados Celsius. "Hay que tomar esta tormenta muy en serio", insistió el alcalde. Por su parte, el gobernador del estado Andrew Cuomo, anunció que se han dispuesto medidas de emergencia para hacer frente al temporal y por la brusca caída de las temperaturas desde el viernes.

Además, las clases se han interrumpido pero en transportes en principio no se esperan interrupciones en el metro suburbano de la ciudad de Nueva York ni en las líneas férreas de cercanías, incluyendo la de Long Island, la zona que se verá más afectada. Cosa distinta es el transporte aéreo. El aeropuerto LaGuardia ha cancelado el 90% de sus vuelos para este jueves mientras que el JFK ha advertido de que las operaciones también se verán afectadas por el temporal, recomendando a los pasajeros que consulten con las aerolíneas si sus vuelos han sido cancelados antes de ir al aeropuerto.

Las principales aerolíneas que operan en el país, como American Airlines, Delta o United, han recomendado a quienes tengan previsto volar con ellas que confirmen antes el estatus de sus vuelos programados para este jueves en los aeropuertos de la costa este, sobre todo en Nueva York, Nueva Jersey, Connecticut y Nueva Inglaterra.

Al menos 16 muertos en EEUU

Fuera de Nueva York, la ola de frío polar que está golpeando Estados Unidos y que se prevé que se intensifique ha dejado hasta el momento al menos 16 muertos en los estados afectados, además de miles de vuelos cancelados o aplazados, según informan los medios locales. En concreto, se han contabilizado seis muertos en Wisconsin, seis en Texas y uno en Dakota del Norte, Misuri, Misisipi y Michigan.

La 'bomba meteorológica', equiparable a un huracán invernal, está golpeando con dureza la costa este de Estados Unidos y durante la jornada del miércoles se registraron inusuales nevadas en Florida, incluida su capital, Tallahassee, donde hacía tres décadas que no nevaba. También ha habido nevadas récord en Carolina del Sur y Georgia.

Para este jueves se han emitido alertas ante las nevadas, fuertes vientos y heladas que acompañan a esta ciclogénesis explosiva en los estados de Virginia, Massachusetts y Maine y se ha advertido de que en algunos puntos del país llegará a hacer más frío que en el planeta Marte. Las autoridades están pidiendo precaución a la población y evitar en la medida de lo posible los desplazamientos.

El Servicio Meteorológico Nacional ha advertido de que la tormenza que azota la costa este "se intensificará rápidamente y producirá vientos fuertes y dañinos, que posiblemente resulten en árboles caídos, cortes de electricidad e inundaciones costeras". Igualmente, ha alertado de las grandes olas y nevadas que suelen acompañar a este tipo de fenómenos meteorológicos.

La previsión es que haya fuertes nevadas en las costas de Georgia, Carolina del Sur y del Norte, hasta las playas de Maryland y Delaware desde el miércoles hasta el fin de semana. De hecho, el miércoles algunos aeropuertos como los de Savannah (Georgia), y Charleston (Carolina del Sur) tuvieron que cerrar y cancelar la mayoría de los vuelos este miércoles.

Ante la gravedad del temporal, el Senado estadounidense ha decidido suspender una votación prevista para este jueves, ante el temor de que muchos de sus miembros no puedan llegar hasta Washington debido a la cancelación de vuelos o salir de la capital.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.