Buscar

Trabajadoras del Hospital de la Cruz Roja en Vigo piden a Xunta y Ayuntamiento que negocien para evitar su cierre

29/01/2009 - 16:04

Aseguran que si el centro "se arreglara" podría albergar un mayor número de camas

Aseguran que si el centro "se arreglara" podría albergar un mayor número de camas

VIGO, 29 (EUROPA PRESS)

Trabajadoras del Hospital de la Cruz Roja de Vigo se concentraron hoy ante las instalaciones, situadas en la calle Cánovas del Castillo, para expresar su rechazo a un posible cierre y pidieron a la Xunta y al Ayuntamiento que "negocien" para evitar que el centro desaparezca.

La presidenta del comité de empresa del centro, Hortensia Pérez, explicó que el pasado 8 de enero la Cruz Roja les comunicó el comienzo de las negociaciones con el Servizo Galego de Saúde para que éste se haga cargo de las instalaciones y que de, no conseguirlo, intentarían buscar una solución en el ámbito privado. Sin embargo, las trabajadoras temen un posible cierre del centro, con la pérdida de calidad de asistencial y de sus empleos y, por ello, realizan concentraciones cada jueves.

Pérez explicó que, tras esa explicación dada por la entidad, no ha vuelto a tener noticias del asunto, por lo que la plantilla ha solicitado entrevistarse con responsables del Servizo Galego de Saúde, de Vicepresidencia y con el alcalde de Vigo, Abel Caballero. Asimismo, explicó que ya han sido recibida por la Federación de Asociaciones de Vecinos de Vigo 'Eduardo Chao', colectivo que ayer emitió un comunicado de apoyo y contra una posible desaparición del hospital.

Los trabajadores, la mayoría mujeres, piden a la Administración que "intenten negociar con la Cruz Roja" para que el hospital no se cierre y piden a la sanidad pública, que tiene un concierto con el centro, que tenga "flexibilidad" en las conversaciones, para intentar llegar a un acuerdo que permita la continuidad del centro. Asimismo, pidió el apoyo de Servizos Sociais y recordó que en el centro hay muchos pacientes grandes dependientes y que, al ser menores de 60 años, "no pueden ir a una residencia".

ARREGLOS

La presidenta del comité consideró necesario que el hospital continúe debido a que la actividad que se desarrolla es "muy necesaria" para paliar los problemas de atención sanitaria en la ciudad. Además, aseguró que "si se arreglara" se podrían ampliar su capacidad.

Actualmente tiene 70 camas y, de ellas, 69 corresponden al concierto con la sanidad pública. En total, unas 70 personas trabajan en estas instalaciones, de las que cerca de 60 son fijas.

Además, aseguró que las trabajadoras del centro, muchas mayores de 45 años, ven con incertidumbre su futuro y recordó que, debido a sus edades, tendrían dificultades para encontrar un nuevo empleo en el caso de que el centro cierre.


Contenido patrocinado

Otras noticias