Buscar

La representante de Obama en Davos promete y pide mayor cooperación

AFP
29/01/2009 - 19:54

"Nuestros destinos están inextricablemente vinculados" y todos los desafíos planetarios, desde el "terrorismo" a la crisis económica, exigen una respuesta conjunta, dijo este jueves la representante del presidente estadounidense, Barack Obama, en el Foro Económico Mundial de Davos.

"Los desafíos que enfrentamos en el siglo XXI -terrorismo, proliferación nuclear, cambio climático, pobreza, búsqueda de la paz- son mundiales. Como lo son las raíces de la actual crisis económica", afirmó Valerie Jarrett, asistente presidencial de relaciones intergubernamentales de Estados Unidos.

"Nuestro desafío es preguntarnos qué más podemos hacer juntos, dado que nuestros destinos están inextricablemente vinculados", agregó Jarrett en el segundo día de este Foro que reúne anualmente en esta ciudad de montaña suiza a miles de responsables políticos y empresariales de los cinco continentes.

Jarrett es la representante de mayor jerarquía del nuevo gobierno estadounidense, en contraste con Rusia o China, que enviaron a sus primeros ministros, Vladimir Putin y Wen Jiabao, respectivamente.

Pero la atención del Foro se centró de todos modos en el equipo demócrata que llegó a la Casa Blanca este mes, por las expectativas que la primera potencia mundial genera tanto en el ámbito económico como diplomático, después de ocho años de "unilateralismo" del republicano George W. Bush.

Obama cree que la crisis se debe "a una era de profunda irresponsabilidad en los gobiernos y en los negocios, en Estados Unidos y en todo el mundo. El resultado fue la pérdida de confianza en nuestra economía y en nuestros mercados financieros", dijo Jarrett.

"Estados Unidos no puede estar solo en este esfuerzo. Nuestra economía es mundial, nuestra crisis es mundial y nuestras soluciones deben ser globales", insistió.

En sus intervenciones del miércoles, Putin abogó por una "relación constructiva" con Washington y Wen Jiabao llamó al nuevo gobierno a preferir la "cooperación" a la "confrontación". Pero en ambos casos, dieron a entender que no estaban dispuestos a recibir lecciones de Estados Unidos, donde se generó la crisis tras el estallido en 2007 de la burbuja inmobiliaria.

El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, pidió por su lado que Obama "redefina el terrorismo y la lista de organizaciones terroristas en Medio Oriente" y modifique la política de Washington en la región.

Y el ministro de Asuntos Exteriores iraní, Manushehr Mottaki, cuyo país mantiene desde hace treinta años pésimas relaciones con Estados Unidos, prometió un enfoque "constructivo", a condición de que Estados Unidos modifique su política en Oriente Medio.

Jarrett pareció referirse a esos reclamos, al afirmar: "Estamos dispuestos a trabajar con ustedes como socios, a oírlos, incluso y sobre todo cuando estemos en desacuerdo".

El jefe de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA), Mohamed ElBaradei, afirmó por su parte que la elección de Obama a la Casa Blanca le ha infundido por primera vez esperanzas de ver un mundo "más sensato".

"Por primera vez, he empezado a tener ciertas esperanzas de que tendremos un mundo más seguro, esto es, más sensato, más humano", dijo el jefe de la AIEA, tras alabar la disposición de Obama de dialogar con Irán sobre su controvertido programa nuclear.


Contenido patrocinado

Otras noticias