Buscar

Los visados de obra en Canarias se han reducido un 80% en lo que va de año

1/07/2009 - 18:49

Las obras por valor de 363.758.000 euros que las administraciones públicas sacaron a concurso el primer trimestre de este año no han servido para reanimar al sector canario de la construcción, que sigue con signos negativos en todas sus constantes vitales, según ha informado la Cámara de Comercio tinerfeña que añade que los síntomas de la parálisis se aprecian en una caída de más del 80 por ciento de los visados de dirección de obra, un descenso de la compraventa de viviendas de casi el 27 por ciento y una tasa de paro que crece hasta un inquietante 43 por ciento.

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 1 (EUROPA PRESS)

Las obras por valor de 363.758.000 euros que las administraciones públicas sacaron a concurso el primer trimestre de este año no han servido para reanimar al sector canario de la construcción, que sigue con signos negativos en todas sus constantes vitales, según ha informado la Cámara de Comercio tinerfeña que añade que los síntomas de la parálisis se aprecian en una caída de más del 80 por ciento de los visados de dirección de obra, un descenso de la compraventa de viviendas de casi el 27 por ciento y una tasa de paro que crece hasta un inquietante 43 por ciento.

Éste es el diagnóstico que muestra el Boletín de Coyuntura para el Sector de la Construcción elaborado por el Servicio de Estudios Económicos de la Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Santa Cruz de Tenerife para el primer trimestre de 2009. Del informe se desprende que los proyectos de construcción de viviendas están totalmente estancados y que prácticamente la única vía de alivio para el sector la está abriendo la inversión de las instituciones.

De hecho, tal y como apuntan los contratos de obra publicados en los Boletines Oficiales que licitan las distintas administraciones --Estado, Seguridad Social y entes territoriales-- para la construcción de bienes inmuebles, modificaciones del terreno o subsuelo y la reforma, reparación, conservación o demolición, sus presupuestos crecieron un 47,1 por ciento respecto al trimestre anterior. Aún así, aumentaron un 1,3 por ciento menos que en el mismo período de 2008.

Para el presidente de la Cámara de Comercio, Ignacio González Martín, es evidente que el esfuerzo inversor de las instituciones "no está siendo lo suficientemente intenso para sacar a las empresas canarias de la construcción del agujero de la crisis". Según explicó, "es necesario un planteamiento inversor global, que vaya más allá de los presupuestos de la Consejería de Obras Públicas y Vivienda". "Nuestras islas también requieren infraestructuras sociales, educativas y sanitarias, así como su rehabilitación, proyectos que podrían convertirse en auténticas tablas de salvación para un sector que lo está pasando mal", añadió.

El crédito que no llega la incapacidad del sector para sacar adelante proyectos de obra de carácter residencial en Canarias es incluso mayor que la registrada en el resto del territorio nacional. Así, mientras la caída del número de visados de obra en el Archipiélago fue del 80,1 por ciento, a nivel nacional no llegó al 59 por ciento. Según el Informe de la Cámara, a esto hay que sumar, la bajada en el número de certificaciones de final de obra que descendió un 54,6 por ciento en relación al los primeros meses de 2008 por efecto de la reducción de viviendas de promotores privados (-55,5 por ciento).

Según el Servicio de Estudios de la Cámara, la falta de fluidez crediticia se está convirtiendo en uno de los principales escollos para la recuperación de la actividad en el sector de la construcción en las Islas, no sólo por el estrangulamiento de las líneas para financiar los proyectos, sino también por la de los créditos hipotecarios necesarios para dar salida al stock de viviendas que permanecen a la espera de un comprador.

LAS HIPOTECAS

En este sentido, durante el primer trimestre de 2009, el número e importe de las hipotecas en el descendieron en Canarias un 22,5 por ciento y un 30,2 por ciento, respectivamente. Además, la compraventa de viviendas, se redujo un 26,6 por ciento, según la Estadística de Transmisiones de Derechos de la Propiedad del INE, con mermas tanto en la vivienda usada (-28,5 por ciento) como de la nueva (-24 por ciento).

Según el presidente de la Cámara de Comercio, "los empresarios del sector están viviendo un auténtico calvario para poder subsistir, ya que no sólo tienen que hacer frente a la morosidad interempresarial y administrativa, sino al freno que en estos momentos tiene el ciudadano de pie a la hora de conseguir la financiación con la que adquirir una vivienda, a pesar de las ventajosas condiciones de los tipos de interés actuales".

La descompensación entre oferta y demanda se ha traducido en una caída por tercer trimestre consecutivo del precio de la vivienda libre en Canarias, intensificando la tasa interanual hasta un -7,9 por ciento. El descenso de la media nacional fue menos acusado, con una variación del -6,8 por ciento, según publica el Ministerio de la Vivienda.

PUESTOS DE TRABAJO

La parálisis de actividad y la escasez crediticia han tenido una preocupante repercusión en comportamiento del mercado laboral de la construcción, donde continúan desapareciendo los empleos. Así, los ocupados contabilizados por la EPA muestran un descensos en el primer trimestre del -40,8 por ciento, y los afiliados a la Seguridad Social pasaron de ser 71.078 en enero a 66.495 en el mes de marzo, con una pérdida de 4.583 trabajadores en el trimestre.

Desde el lado del desempleo también se aprecia una continua sangría en el número de parados registrados, que crecieron de enero a marzo en 8.666 personas, con lo que la cifra total al finalizar el primer trimestre ascendió a 51.602 desempleados en Canarias. Además, los datos de la EPA señalan un incremento interanual del 117,2 por ciento en el número de parados y una inquietante tasa de paro del 43 por ciento en el sector.

VALORES NEGATIVOS

Con todos estos ingredientes, el optimismo no es precisamente el valor que está en auge en el sector. Así, según refleja el Boletín elaborado por el Servicio de Estudios de la Cámara de Comercio, los empresarios de la construcción se sitúan con el peor nivel de confianza del conjunto de sectores de Canarias, aunque, gracias a la tímida recuperación de la obra pública ya citada, ha podido ralentizar la caída continua que viene registrando desde enero del año 2007.

El Indicador de Confianza del mes de abril muestra un repunte de la confianza del sector que, a pesar de continuar en cifras muy negativas, consigue remontar 13,3 puntos hasta un ICE de -44,7 con mejoras sobre la anterior encuesta de enero en la inversión, el empleo y en la cifra de negocio, aunque ésta última de menor intensidad.

A juicio del presidente, la mejora de las expectativas de los empresarios de la construcción se debe a que han puesto sus esperanzas en el mayor dinamismo de la obra pública. Sin embargo, el temor a que esta vía se convierta en "pan para hoy y hambre para mañana debido al déficit en el que están entrando las Administraciones Públicas, sumado a la falta de liquidez, están impidiendo el despegue de la confianza y de la actividad del sector de la construcción en Canarias".

Otras noticias

Contenido patrocinado