Buscar

Zelaya desafía prohibición y parte a Honduras, que denuncia amenaza militar

AFP
5/07/2009 - 22:09

El derrocado presidente de Honduras, Manuel Zelaya, partió este domingo hacia Tegucigalpa, desafiando la prohibición de regresar a su país, donde el régimen surgido del golpe de Estado declaró el alerta y denunció movimientos de tropas nicaragüenses hacia la frontera común.

Zelaya partió desde Washington en un avión venezolano, acompañado del presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas, el nicaragüense Miguel D'Escoto, y ya en vuelo, ordenó a los militares que mantienen bloqueado el aeropuerto que abrieran la estación aérea y dejaran aterrizar su nave.

"Soy el comandante general de las Fuerzas Armadas, electo por el pueblo, y le pido al Estado Mayor de las Fuerzas Armadas que cumplan esa orden de abrir el aeropuerto", a donde debía llegar hacia las 23H00 GMT, dijo Zelaya al canal multiestatal de noticias Telesur.

La aeronáutica hondureña respondió ordenando el desvío del avión de Zelaya a San Salvador, informó su titular Alfredo San Martin.

Otro vuelo transportaba ya hacia esa ciudad a Miguel Insulza, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), que en la noche de sábado a domingo suspendió a Honduras por violación de la carta democrática.

Junto con Insulza viajan los presidentes de Argentina, Cristina Kirchner, de Ecuador, Rafael Correa, y de Paraguay, Fernando Lugo.

La tensión subió cuando Roberto Micheletti, ungido en el poder tras el golpe de estado, denunció por televisión que Nicaragua está "moviendo algunas tropas hacia la frontera (...) Que no se atrevan a cruzar nuestra frontera, porque estamos dispuestos a defenderla".

Desde Managua un portavoz militar desmintió en forma fulminante esas versiones. "Esas informaciones son totalmente falsas (...) el Ejército tiene instrucciones claras de no dejarse provocar por situaciones que se puedan estar dando en territorio hondureño", dijo el general de Brigada Adolfo Zepeda.

Entretanto, en Tegucigalpa miles de personas intentaban llegar al aeropuerto para aguardar a Zelaya, al grito de batalla de "¡Queremos a Mel!" y "fuera los traidores golpistas".

"Nos vinimos desde Choluteca (sur) porque queremos acompañar a 'Mel' (Manuel) en su regreso y garantizar que no le pase nada, porque él es presidente constitucional de los hondureños", dijo Roberto Ríos a la AFP.

"Haremos resistencia hasta que llegue" el presidente, "el único en la historia que nos ha escuchado", subrayó por su lado Gerardo Mejía, uno de los líderes sociales.

Zelaya se arriesga a ser detenido en cuanto ponga un pie en Honduras. Luego del golpe en su contra, cuando fue detenido en la madrugada por militares y expulsado del país, la Fiscalía lo acusó de 18 delitos, entre ellos, el de traición a la patria.

El operativo retorno de Zelaya es una iniciativa riesgosa, había advertido Insulza en las últimas horas. "Pienso que hay riesgos, por supuesto. Si me pregunta si será un regreso seguro, por supuesto que no", señaló.

La Iglesia Católica hondureña, a través de su cardenal Oscar Andrés Rodríguez, apoyó al gobierno de facto y recomendó a Zelaya que no regrese para "evitar un baño de sangre".

"Sé que usted ama la vida, sé que usted respeta la vida, hasta el día de hoy no ha muerto un solo hondureño, por favor medite porque después sería demasiado tarde", instó el cardenal.

Micheletti ha dejado claro que Zelaya "nunca" será restituido en el poder y garantizó que el 29 de noviembre se realizarán las elecciones generales previstas y el 27 de enero entregará el mando al vencedor.

La comunidad internacional ha cerrado filas en torno al presidente depuesto. Además de la decisión de la OEA, los países de la Unión Europea y muchas naciones latinoamericanas llamaron en consulta a sus embajadores. Estados Unidos y la ONU consideraron que Zelaya es el presidente legítimo de Honduras.


Contenido patrocinado

Otras noticias