Buscar

El Papa denuncia que en el mundo hay desigualdades sociales "intolerables"

EFE
12/07/2009 - 13:12

Ciudad del Vaticano, 12 jul (EFE).- El papa Benedicto XVI denunció hoy que existen en el mundo desigualdades sociales e injusticias estructurales "que no se pueden tolerar" y que exigen intervenciones inmediatas y una coordinada estrategia para buscar soluciones globales duraderas.

El Pontífice así lo manifestó ante varios miles de personas que asistieron en la plaza de San Pedro al rezo del Ángelus dominical, en el que se refirió a la reciente cumbre de los países más industrializados G-8 en la ciudad italiana de L'Aquila, cuya agenda contenía -precisó- problemas de una "gravedad dramática".

"Existen en el mundo desigualdades sociales e injusticias estructurales que no se pueden tolerar y exigen además de intervenciones inmediatas, una coordinada estrategia para buscar soluciones globales duraderas", afirmó el Papa, que añadió que en la cumbre del G-8 se ha reiterado "la necesidad de alcanzar acuerdos comunes para asegurar a la humanidad un futuro mejor".

El Obispo de Roma habló también de su reciente encíclica, de carácter social, "Caritas in veritate", publicada en la vigilia del G-8, y subrayó que es necesario un nuevo sistema económico mundial que tenga en cuenta la ética y al ser humano, "criatura de Dios".

"Por eso he escrito que en un sociedad en vías de globalización, el bien común debe tener en cuenta a toda la familia humana", agregó.

Benedicto XVI manifestó también que las soluciones a los problemas actuales de la humanidad "no pueden ser sólo técnicas", sino que deben tener en cuenta todas las exigencias del ser humano, "que está dotado de alma y cuerpo y hay que tener en cuenta a su creador, que es Dios".

El Papa Ratzinger advirtió que el "absolutismo de la técnica" puede crear "oscuros escenarios para la humanidad".

El Pontífice pidió que se respete la dignidad de la persona, que se defienda la vida y condenó la concepción "materialista y mecánica" de la vida, "que reduce el amor sin verdad a un cascarón que se puede rellenar de manera arbitraria".

Benedicto XVI afirmó que "por muy compleja que sea la situación en el mundo", la Iglesia mira al futuro con esperanza.

Otras noticias

Contenido patrocinado