Buscar

Familias exiliadas del Polígono Sur son acogidas por familiares, a la espera de ver el futuro de sus casas

12/07/2009 - 19:07

Las familias de etnia gitana exiliadas del Polígono Sur de Sevilla, por temor a represalias tras la muerte de un menor en un tiroteo hace más de tres meses, se han dispersado finalmente y han sido acogidas por familiares, mientras permanecen a la espera de que se defina lo que ocurrirá con sus viviendas en dicho barrio sevillano.

SEVILLA, 12 (EUROPA PRESS)

Según indicaron a Europa Press distintos miembros del colectivo, las familias decidieron separarse hoy finalmente, tras ser desalojadas en pocos días de varios asentamientos, como Tablada, el Charco de la Pava o San Juan de Aznalfarache (Sevilla), y después de los "altercados" vividos ayer al intentar volver a sus viviendas del Polígono sur.

Una de las integrantes del grupo de familias exiliadas, Aurora, relató a Europa Press que, tras ser expulsados en la tarde del sábado de su último emplazamiento junto a la antigua discoteca 'La Recua', en San Juan de Aznalfarache (Sevilla), las familias afectadas decidieron volver a sus casas en el Polígono Sur, donde fueron recibidas "a tiros".

Según explicó, tras impactar varios tiros en una de las furgonetas que llevaban, se vieron obligados a huir y pasar la noche en una plazoleta de los edificios conocidos como 'Los amarillos'. Desde dicho emplazamiento regresaron de nuevo a La Recua, donde las Fuerzas de Seguirdad del Estado les instaron a abandonar el lugar "en breve".

En este marco, Aurora pidió una "solución urgente" a más de tres meses y medios de acampadas. "Estamos muy cansados y sólo pedimos que nos traten como personas, porque hay muchos terrenos vacíos y muchas casas cerradas donde podríamos ubicarnos", añadió.

En este sentido, indicó que estas familias están "dispuestas" a cambiar sus actuales viviendas, que "no pueden ser ocupadas por temor a represalias", por otras en cualquier barrio de Sevilla. "No nos importa que sean más viejas o pequeñas, sólo queremos poder descansar y que esas viviendas estén dentro de Sevilla", atajó.

EXILIO Y PACTO DE NO RETORNO

Por temor a represalias como consecuencia de la muerte de este menor, víctima de una bala perdida, estas familias abandonaron el Polígono Sur y crearon un poblado de chabolas entre los citados puentes, donde habitaban más de 300 personas sin electricidad, agua potable o cualquier comodidad en lo que algunos agentes sociales han declarado como "emergencia sanitaria", sobre todo por los cerca de cien menores contabilizados entre el colectivo.

Dado el exilio, la Consejería de Vivienda y Ordenación del Territorio precintó las 41 viviendas de titularidad pública en las que residían en el Polígono Sur al objeto de esclarecer su verdadero régimen de ocupación, pues posiblemente sólo tres de las familias habitaba legalmente estos pisos. No obstante, el departamento de Juan Espadas no espera finalizar hasta septiembre la investigación abierta en cuanto al régimen de ocupación de estas viviendas.

Pese a dos intentos de recuperar las viviendas, el resto de las familias del Polígono Sur acordó con este clan de etnia gitana la permanencia de los exiliados en el poblado al menos hasta el mes de septiembre, pues su regreso a la zona podría derivar en un enfrentamiento abierto con la familia a la que pertenecía el menor fallecido.

Otras noticias

Contenido patrocinado