Buscar

Salvamento Marítimo intenta retirar los últimos cuatro cilindros que ayer cayeron al agua desde un buque de Bermeo

19/07/2009 - 10:59

Asegura que el riesgo para embarcaciones menores y playas "ha desaparecido" porque ninguna pieza se encuentra a la deriva

BILBAO, 19 (EUROPA PRESS)

Personal de Salvamento Marítimo intenta retirar los últimos cuatro cilindros de los 25 que ayer cayeron al agua en Bermeo (Bizkaia) y que constituían parte de la carga de un buque se sufrió un golpe de mar. Según informaron a Europa Press fuentes de la organización, a las diez y media de la mañana el riesgo para las embarcaciones menores y las playas ha desaparecido, ya que ninguna pieza se mantiene a la deriva y todas están localizadas.

Las labores de recogida de los tubos de poliéster, de seis metros de largo por 2,5 metros de diámetro, se reanudaron a las siete de esta mañana, después de que anoche tuvieran que suspenderse por falta de visibilidad.

Poco después, el remolcador Alonso de Chaves, de Salvamento marítimo, retiró dos cilindros que lograron reflotar en la zona de la Isla de Izaro. Pasadas las diez y media de la mañana, la embarcación Monte Gorbea intentaba situar las otras cuatro piezas, dos varadas en Izaro, otra en Laida y una cuarta en Aritxatxu.

Los mismos medios no supieron precisar cuándo se podrán retirar todos los tubos y consideraron que dependerá de si las próximas mareas permiten que salgan a la superficie. Alguna de ellas se podría rescatar por tierra o, de lo contrario, se debería aguardar a las mareas vivas de septiembre. Este hecho no constituiría "riesgo alguno" ya que las piezas se encuentran localizadas.

Durante el día de ayer se alertó a todas las embarcaciones cercanas al lugar de los hechos, por riesgo de colisión, entre la costa de Bermeo y Lekeitio, así como a los socorristas de las playas con el objetivo de que ningún bañista sufra daño alguno.

El Alonso de Chaves retiró, hasta última hora, 19 cilindros, si bien las seis restantes quedaron localizadas gracias a que los helicópteros, el de la Ertzaintza, por la mañana, y el de Salvamento marítimo, por la tarde, sobrevolaron el lugar sobre Lekeitio, Izaro, Laida, Bermeo y Mundaka.

HECHOS

Los hechos se produjeron antes de las nueve de la mañana de ayer cuando un buque que se dirigía al puerto de Bermeo para atracar sufrió un golpe de mar y, como consecuencia, 25 de los 39 cilindros de poliéster que transportaba, cayeron al agua.

Las piezas, de seis metros de largo por dos y medio de diámetro, comenzaron a desplazarse por el mar hacia Ibarrangelua y Mundaka, incluso uno de ellos llegó a la playa de Laida. Entonces se iniciaron los trabajos para recoger los cilindros, remolcarlos a puerto y devolverlos a la embarcación de origen.

Las enormes dificultades, debidas al peso de los cilindros, dificultó la recogida, por lo que Salvamento Marítimo procedió a avisar a las embarcaciones que navegan en la franja comprendida entre Bermeo y Lekeitio para evitar posibles colisiones.

El Departamento de Interior, advirtió del riesgo de colisión que podían sufrir las de recreo, de menores dimensiones, ya que los cilindros se encuentran hundidos en el agua a un metro de la superficie, aproximadamente, lo que dificultaba su visibilidad.

Posteriormente, alertaron a los servicios de socorro de los arenales cercanos al lugar del suceso, con el objetivo de que el personal comunicara a los bañistas el incidente y se evitaran accidentes. El baño en las playas se puede realizar, a partir de hoy, con normalidad, y las embarcaciones menores pueden hacerse a la mar sin ningún tipo de problema.

Otras noticias

Contenido patrocinado