Buscar

Las delegaciones debaten el plan de Arias para cerrar la crisis en Honduras

AFP
19/07/2009 - 18:16

Las delegaciones del gobierno destituido de Honduras y el de facto debaten este domingo una hoja de ruta que presentó el mandatario costarricense, Óscar Arias, en un duro pulso marcada por un punto crítico: la restitución del presidente derrocado Manuel Zelaya.

Bajo una fuerte presión internacional, las conversaciones entre las comisiones de Zelaya y del gobernante de facto, Roberto Micheletti, se iniciaron el sábado y tras una sesión maratoniana concluyeron sin llegar a un acuerdo.

Las partes prevén volver a enfrentarse a partir de las 11H00 locales (17H00 GMT) en la residencia de Arias, donde debatirán la propuesta de siete puntos que el sábado presentó el presidente costarricense.

El pulso parece arduo. "Ciertamente hay muchas diferencias", admitió Arias y subrayó que las delegaciones deben hacer un "esfuerzo de flexibilidad para acercar posiciones".

Al menos hubo algunos avances. Zelaya aceptó el sábado la propuesta de Arias de emplazar para el próximo viernes su regreso a Honduras, en lugar de este domingo, como estaba previsto. "Hemos aceptado el inicio de la discusión de la propuesta (...) y el señalamiento del día y la hora del retorno del presidente Zelaya a nuestra República (...) el viernes 24 de julio del presente año", dijo la coordinadora de la delegación de Zelaya, su ministra de Energía Rixi Moncada.

La delegación de Micheletti pidió tiempo para estudiar "en profundidad" la propuesta del Premio Nobel de la Paz 1987, dijo su coordinador y actual ministro de Relaciones Exteriores del gobierno de facto, Carlos López. "No hay acuerdo entre las partes", precisó.

El punto más controvertido para el gobierno de facto de Honduras es el retorno al poder de Zelaya. "Para Honduras es muy difícil un arreglo sobre el regreso del señor ex presidente de Honduras, don José Manuel Zelaya Rosales", señaló la viceministro de Exteriores del gobierno de facto de Roberto Micheletti, Martha Lorena Alvarado, a la cadena Televicentro.

El plan de Arias incluye la restitución de Zelaya en el poder, el adelanto en un mes de las elecciones generales previstas para el 29 de noviembre, y una amnistía para delitos políticos cometidos durante la crisis.

El mandatario costarricense también ha propuesto establecer un "gobierno de unidad y reconciliación nacional, compuesto por representantes de los principales partidos políticos".

Por su lado, Zelaya tendrá que comprometerse a renunciar a convocar una consulta popular para reformar la Constitución y permitir la reelección presidencial, lo que desencadenó el golpe de Estado.

Según la ministra de Comunicación del gobierno costarricense, Mayi Antillón, la propuesta para solucionar la peor crisis política en casi tres décadas de la democracia hondureña, es resultado de "escuchar a diferentes personas no sólo en Honduras sino en todo el mundo". Y destacó: "se pueden añadir algunos puntos o desechar otros, pero el punto de partida número uno es la restitución del presidente Zelaya" hasta que finalice su mandato, el 29 de enero de 2010.

Micheletti, elegido por el Congreso Nacional tras el golpe, esperará el fin de la ronda de diálogo para comentar las propuestas del mediador, dijo su portavoz a la AFP.

El gobernante de facto, que cuenta con el apoyo del Congreso, el ejército, la Justicia, la Iglesia Católica, la clase empresarial y amplios sectores de la sociedad hondureña, ha dicho que está dispuesto a irse, pero a condición de que Zelaya no regrese al poder.

En Honduras, que volvió a amanecer este domingo con toque de queda, se prevén nuevas marchas y bloqueos de carreteras por los seguidores de Zelaya.

Contenido patrocinado

Otras noticias