Buscar

"Las latinas llevan la belleza en la sangre", afirma el modisto Carlos Alberto

EFE
22/08/2009 - 22:08

Nassau, 22 ago (EFE).- El diseñador de alta costura puertorriqueño Carlos Alberto Otero, que vestirá en la apertura de la gran final mañana, domingo, a las 84 aspirantes a Miss Universo 2009, asegura que la belleza corre por la sangre de las latinoamericanas.

"Dios les puso la belleza en la sangre, ese sazón latino y deseo apasionado de alcanzar sus metas", dijo hoy a Efe Carlos Alberto al referirse a las candidatas latinoamericanas en el certamen, que se celebrará el domingo en Paradise Island (Nassau, Bahamas).

Para la apertura de la gran gala, todas las aspirantes a Miss Universo, que coronó a su primera ganadora en 1952, lucirán un traje de cóctel diseñado por Carlos Alberto que mostrará detalles muy especiales.

Se trata de un traje blanco con "chiffon" de seda, falda a media pierna y tirantes al cuello que apela a la luminosidad de Bahamas y que muestra detalles de vivos colores hechos y pintados a mano.

El reconocido modisto explica que son como diminutas estrellas fugaces o islas, un resplandor, precisó, en "colores universales como el amarillo, el coral o el azul".

Carlos Alberto, de 40 años, se muestra un apasionado total por su trabajo, hasta el punto que se implica personalmente en el bienestar de las candidatas al título, tan sometidas, comenta, al "estrés y la ansiedad que pierden peso".

En esta edición, ve a las concursantes "muy emotivas, con muchos deseos en los ensayos", especialmente a las representantes latinoamericanas, que copan prácticamente los quince primeros puestos de la lista de favoritas votadas en el sitio web de Miss Universo.

Un certamen de belleza en el que las aspirantes asiáticas parecen ser sus grandes rivales en la lucha por ceñirse la corona.

De hecho, entre las quince más votadas figuran once hispanas: Miss Brasil (segunda), Miss México (cuarta), Miss Ecuador (quinta), Miss Colombia (sexta), Miss Guatemala (octava), Miss Perú (novena), Miss El Salvador (décima), Miss Venezuela (duodécima), Miss Bolivia (decimotercera), Miss República Dominicana (decimocuarta) y Miss Puerto Rico (decimoquinta).

Respecto de su trayectoria como diseñador, Carlos Alberto sostiene que la inspiración de sus creaciones son consecuencia directa de la dedicación, el trabajo metódico y la ayuda de Dios.

Este modisto imbuido de profundas ideas espirituales reconoce con humildad que lo que le ha sucedido en el ámbito de la moda es "algo grandioso", pero que lo fundamental es "estar enfocado en adquirir experiencia en cada ocasión que se presente sin hacer daño a nadie".

Asimismo, hizo un reconocimiento elogioso de su maestra, la diseñadora puertorriqueña Carlota Alfaro, de quien, según dice, aprendió "todo, en su taller y en sus clases".

Aparte de su gama de alta costura, el modisto tiene una tienda de ropa "pret-a-porter" (Glamour by Carlos Alberto, en Puerto Rico,) y otras líneas de vestidos de boda y de diario, y añade que en diciembre próximo presentará en Florida una pasarela internacional con sus diseños.

A juicio del modisto, las concursantes puertorriqueñas, además de su belleza natural, cuentan con un entrenamiento exhaustivo, que incluye clases de dicción, proyección, movimiento, "todas éstas cosas que son bien importantes" y que las hace tan seductoras.

Junto a Carlos Alberto está la puertorriqueña Gabriela Barrios, de 18 años, elegida "Musa de Carlos Alberto 2009", una belleza de ojos verdes que sueña con presentarse como candidata a Miss Universo en una próxima edición.

Para esta joven modelo que planea mudarse una temporada a París y conocer allí el mundo de las pasarelas, los diseños de Carlos Alberto resultan "únicos y espectaculares, increíbles", son el reflejo además, asegura, de la gran humanidad de Carlos Alberto, de su "humildad".

Cinco puertorriqueñas han ganado el certamen de Miss Universo: Marisol Malaret (1970), Deborah Carthy Deu (1985), Dayanara Torres (1993), Denise Quiñones (2001) y Zuleyka Rivera (2005), esta última con un diseño de Carlos Alberto que impresionó a los espectadores.

Contenido patrocinado

Otras noticias


El flash: toda la última hora