Buscar

Sólo un tercio de los peregrinos a Santiago confiesa tener motivos religiosos

EFE
1/01/2010 - 11:38

Santiago de Compostela, 1 ene (EFE).- Poco más de un tercio de quienes recorren el Camino de Santiago confiesa hacerlo por motivos religiosos, según un informe del Instituto de Estudios Turísticos de Galicia efectuado en base a encuestas a los peregrinos.

El "Informe del perfil del peregrino 2007", elaborado en base a 814 encuestas a peregrinos, subraya que el 50,28 por ciento de ellos alega motivos espirituales para efectuar ese recorrido, pero sólo el 38,10 por ciento confiesa tener una verdadera motivación religiosa.

El Camino de Santiago ha sido durante siglos transitado por peregrinos que acudían a esta ciudad donde, según una leyenda, habían sido hallados en el siglo XI en Galicia los restos mortales del apóstol que habrían sido transportados desde tierras palestinas.

Uno de cada tres peregrinos confiesa, además, que su objetivo final no es llegar a Compostela a ver la supuesta tumba del apóstol, sino al "finis terrae", donde prolifera la tradición de plantar las botas o quemar las vestiduras.

Esos datos se corresponden con los ofrecidos por la Oficina del Peregrino, que atribuye un documento conocido como la "compostela" a los peregrinos que acrediten haber recorrido al menos cien kilómetros a pie o doscientos en bicicleta o a caballo por el Camino de Santiago y confiesen tener cierta fe religiosa.

Según la citada oficina, el año pasado hubo 125.141 personas que acudieron a ese organismo eclesiástico de los que 50.732 alegaron haber recorrido el Camino estrictamente por motivos religiosos.

La preocupación de la Iglesia por la secularización de ese trayecto ya fue expresada por el papa Juan Pablo II al destacar en su mensaje en el anterior año xacobeo, en 2004, que "no se puede olvidar la dimensión espiritual" del Camino de Santiago.

La "compostela", instituida en 1970, se entregó ese año a 68 peregrinos, aunque en 1971, coincidiendo con el año santo, fue atribuida a 491 y progresivamente se ha incrementado, especialmente debido a las campañas de promoción turística de la Xunta.

Las encuestas del Instituto de Estudios Turísticos de Galicia muestran que poco más de la mitad de los que transitan por el Camino son españoles y el resto de otras nacionalidades, principalmente de otros países europeos, donde la influencia de la religión ha perdido peso en las últimas décadas.

Una encuesta publicada el año pasado por Investiga, la antigua agencia Gallup, señalaba que 36,3 por ciento de la población de España declara ser católica practicante frente a 26,2 por ciento que aseguró no tener nada que ver con esa religión.

En los últimos años han proliferado además cientos de casos de apostasía en diversos puntos de España por parte de ciudadanos que no quieren figurar más en el registro de católicos, pese a haber sido bautizados.

Según el informe del Instituto de Estudios Turísticos de Galicia, una de cada cuatro personas que recorre el Camino de Santiago asegura que su motivación principal es la visita del patrimonio histórico-artístico, una de cada cinco por hacer deporte y hasta un 17 por ciento afirma que es por diversión.

En un congreso organizado por la Asociación Internacional de las Religiones una experta en estudios del Camino de Santiago, Elena Zapponi, criticó la "comercialización" de esta ruta, al considerar que está provocando la "pérdida de sus valores cristianos" y la "confusión" entre los peregrinos que hacen la ruta por motivos religiosos.

Según Zapponi, el logotipo de 'Pelegrín', presentado en el año xacobeo de 1993, ejemplifica "la diferencia existente entre el discurso de la Iglesia y la lógica de los agentes turísticos y de la Xunta".


Otras noticias

Contenido patrocinado