Buscar

España inaugura la primera presidencia rotatoria de la UE post-Lisboa

AFP
1/01/2010 - 17:14

España inauguró este viernes una nueva era de la Unión Europea (UE) al asumir durante seis meses la primera y delicada presidencia temporal posterior al tratado de Lisboa, que dota a los 27 de un presidente permanente, el belga Herman Van Rompuy.

Un espectáculo de luz y sonido lanzó la presidencia española en la plaza de la Puerta del Sol, en pleno centro de Madrid, donde miles de madrileños, siguiendo la tradición, se llevan a la boca una uva por cada campanada que señala el paso hacia el año nuevo.

España se fijó una doble prioridad, hacer funcionar el tratado de Lisboa y transitar por el retorno al crecimiento económico, con el aumento persistente de la desocupación en Europa como telón de fondo.

"El principal problema que tenemos por delante es la lucha por la recuperación económica, por la superación de la crisis y por hacer de la Unión Europea una economía productiva, innovadora y sostenible", resumió el presidente del gobierno, el socialista José Luis Rodriguez Zapatero, en un mensaje en la página web de la presidencia española de la UE.

Durante la presidencia española también se quiere "convertir a Europa en un factor cada vez de más fuerza en el contexto internacional", ya que "con el Tratado de Lisboa, Europa va a ser más eficaz y más dinámica y va a unir más a los europeos", añadió.

La aplicación del tratado de Lisboa, que tiene por ambición reforzar el peso de la UE en un mundo globalizado en el que las potencias emergentes como China o Brasil desempeñan un papel creciente, se anuncia delicada.

Al mantener la presidencia por turnos semestral por país, a pesar de la creación de un cargo de presidente permanente de la UE, el tratado instaura una dirección bicéfala susceptible de generar fricciones.

Además, a ese binomio cabe añadir al presidente de la Comisión Europea, el portugués José Manuel Durao Barroso, decidido a no perder protagonismo, y la nueva responsable de la diplomacia europea con mayores poderes, la británica Catherine Ashton.

Van Rompuy dijo que está "encantado" de poder contar con España, país "muy comprometido" con Europa, y en un comunicado difundido la noche del jueves afirmó que trabajará "mano en la mano con la Presidencia española" a lo largo del semestre.

El presidente del Parlamento Europeo, Jerzy Buzek, subrayó por su parte la importancia de los seis próximos meses, que van a permitir, según él, bajo la presidencia española, "formar el nuevo modelo de cooperación entre los Estados miembros y las instituciones de la UE".

España ostentará la presidencia en todos los terrenos, salvo las reuniones de jefes de Estado y de Gobierno -competencia de Van Rompuy- y en asuntos exteriores, responsabilidad de Catherine Ashton.

Pero Rodríguez Zapatero se encargará de organizar en España varias cumbres importantes: entre la UE y Estados Unidos, los países latinoamericanos, Marruecos y la Unión por el Mediterráneo.

Con la región latinoamericana, España se ha propuesto tratar de terminar las negociaciones entre la UE y la región centroamericana y entre la UE y la Comunidad Andina para tratar de cerrar un acuerdo de libre comercio.

También se propone reactivar las tratativas para un acuerdo de ese mismo tipo con el Mercosur, que comenzaron hace 10 años y se encuentran en punto muerto.

Además España quiere impulsar en la UE un mayor acercamiento a Cuba aboliendo la posición común europea sobre la isla, por la cual piden una democratización del régimen, y sustituyendo ésta por un acuerdo de cooperación.

El 8 de enero comenzará el maratón de reuniones europeas con un encuentro en Madrid entre Zapatero, Van Rompuy y Durao Barroso tras el cual los tres asistirán a la gala inaugural de la presidencia, en el Teatro Real, junto con los Reyes de España.

España acaba de renovar su nivel de alerta antiterrorista, ya que teme un atentado espectacular del grupo vasco ETA durante su presidencia.

Contenido patrocinado

Otras noticias


El flash: toda la última hora