Buscar

Mutismo oficial en Portugal sobre la envergadura del arsenal de ETA

EFE
7/02/2010 - 15:12

Lisboa, 7 feb (EFE).- Las autoridades de Portugal guardan un mutismo total sobre la envergadura del arsenal hallado en la casa de Obidos alquilada por ETA, del que los medios lusos han informado, con cierta irritación, por lo publicado en España.

Tres días después de que la policía portuguesa descubriera el chalet donde los etarras guardaban, según lo anunciado el sábado en Madrid, 1.300 kilos de explosivos, ninguna autoridad portuguesa ha reconocido que haya más de los 500 que comentó un mando policial a la nube de periodistas que acudieron a Obidos.

Varios de los principales diarios lusos recogen hoy una declaración distribuida por la agencia estatal de noticias Lusa en la que el presidente del Observatorio de Seguridad, Criminalidad Organizada y Terrorismo (OSCOT), José Manuel Anes, pide una "declaración del Gobierno sobre el hallazgo en Portugal de una de las mayores bases de ETA".

La agencia Lusa, habitualmente bien informada en fuentes oficiales, y otros medios admitían, al reproducir las informaciones difundidas en España sobre la enorme cantidad de explosivos encontrados en Obidos, que el ministerio de Administración Interna (Interior) portugués había rehusado hacer cualquier comentario.

Los rotativos de Lisboa y Oporto detallan hoy los explosivos, mapas, ordenadores y teléfonos móviles encontrados en la casa de Obidos e incluso cómo la videocámara de un supermercado ayudó a identificar a uno de los etarras, con citas a la prensa y al Ministerio del Interior de España.

La prensa lusa resalta además que se trata del mayor arsenal incautado a ETA en una década y que las evidencias encontradas en el chalé de Obidos, a un centenar de kilómetros al norte de Lisboa, demuestran que los terroristas habían organizado allí una gran base de operaciones.

Para informar del hallazgo y sortear la sequía informativa oficial que se ha producido en Portugal en torno al asunto, los medios portugueses se han concentrado en interrogar al vecindario de los etarras, que se muestra harto ya de tanto periodista y policía.

La poca información oficial sobre la base de ETA se hizo sentir desde el mismo viernes, cuando en Madrid "fuentes cercanas a la lucha antiterrorista" informaron de su aparición cinco horas antes de que se facilitara en Lisboa la primera confirmación de las autoridades, en una rueda de prensa.

Para entonces Obidos se había llenado ya de cámaras de televisión que dieron con la casa de los etarras siguiendo las indicaciones aparecidas en los medios españoles, cuyas ediciones digitales contaban con pelos y señales toda la operación.

En esa rueda de prensa, única fuente lusa de información oficial sobre el asunto hasta ahora, participaron el Director Nacional de la Policía Judicial lusa (PJ), José María de Almeida Rodrigues, y el Comandante General de la Guardia Nacional Republicana (GNR), Nelson Santos.

Pero ninguno de los dos mencionó siquiera el nombre de ETA ni quiso confirmar, ante las preguntas de los periodistas, si en los objetos hallados en la casa de Obidos había evidencias que relacionaran el hallazgo con la organización terrorista vasca, como se había asegurado en Madrid.

Desde que en 2007 se detectó la utilización por ETA de vehículos robados en Portugal y las investigaciones judiciales españolas revelaron que algunos terroristas habían estado en este país, se sospechaba que los terroristas podían organizar una base en su territorio.

Con todo, las autoridades portuguesas siempre consideraron que no había indicios probados sobre una presencia estable de ETA en suelo luso, aunque estrecharon la colaboración con las autoridades españolas en materia antiterrorista.

Ahora la Policía lusa ya sabe con certeza que de la casa de Obidos han huido al menos dos o tres presuntos etarras -cuyas fotos ha difundido la televisión portuguesa reproduciendo las que se han publicado en España- y busca además otros posibles "escondrijos", cuya posible existencia reconoció el director de la PJ.

Las televisiones lusas han reflejado además la mortífera potencia de los materiales y bombas almacenados por ETA con uno de sus temas favoritos en los telediarios del fin de semana: las numerosas explosiones realizadas por los artificieros durante la noche del viernes y todo el sábado para deshacerse del vasto arsenal de Obidos en una cantera cercana.

Otras noticias

Contenido patrocinado