Buscar

Europa, en crisis, intenta recuperarse con una nueva estrategia económica

AFP
7/02/2010 - 16:01

La Unión Europea (UE), golpeada por la crisis en Grecia y las amenazas que pesan sobre España o Portugal, busca recuperarse debatiendo la instauración de un gobierno económico que coordine mejor las políticas de sus países miembros.

Una cumbre de los dirigentes europeos está prevista el jueves en Bruselas, convocada por el nuevo presidente de la UE, Herman Van Rompuy, hasta ahora de muy discreto perfil desde que asumiera en diciembre su cargo.

Esta reunión será su primer desafío en momentos en que el nuevo dispositivo de la dirección de la UE, nacido del tratado de Lisboa, apenas convence. Van Rompuy "está preocupado por el talante que impera, sobre el declive de Europa", afirma un alto funcionario europeo.

Fragilizada por la recesión, Europa pretende fijarse una nueva estrategia de crecimiento para los próximos 10 años, bautizada 'UE 2020', y centrada en inversiones en la investigación, nuevas tecnologías o vehículos menos contaminantes.

La idea es remplazar la fenecida 'estrategia de Lisboa', lanzada pomposamente en 2000, y que pretendía en una década convertir a la UE en la economía del conocimiento más dinámica del mundo. En opinión de todos, resultó un fracaso, debido a la ausencia de mecanismos obligatorios o vinculantes.

La nueva estrategia no quedará lista hasta junio. Pero los jefes de Estado y de gobierno ya se pondrán de acuerdo el jueves sobre los principios para reforzar la coordinación de sus grandes opciones económicas.

Van Rompuy exhorta a "un esfuerzo colectivo", para superar el débil crecimiento económico de la región. Es una cuestión de "supervivencia" para Europa y su modelo social, advirtió recientemente.

Por su lado, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, aspira a la formación de "un gobierno económico de los 27", por el que Francia aboga en vano de hace ya varios años.

Para asegurarse de que los diferentes países respetarán la línea común, la presidencia española de la UE tuvo inicialmente la idea de aplicar "medidas correctivas", o sanciones. La idea generó protestas, especialmente por parte de Alemania, y la opción de las sanciones fue abandonada. "Imagine un país europeo al que la UE dijera: si no hacen tal o tal reforma, ¡habrá sanciones! Es la forma perfecta para poner a todo el mundo contra Europa y contra sus reformas", afirma un diplomático europeo.

Sin embargo, los "buenos alumnos" podrían verse recompensados con más fondos de la UE, según un funcionario europeo. Y la Comisión Europea tendría la posibilidad de lanzar advertencias a quienes no respetasen los compromisos comunes.

Pero, al cabo, los Estados pretenden conservar el control de la vigilancia para limitar la capacidad de Bruselas de interferir en sus asuntos, lo que suscita dudas sobre la eficacia del nuevo mecanismo.

Por otro lado, la tempestad económica que se propaga por el sur de Europa, en Grecia, España o Portugal, debido a los temores sobre su capacidad para pagar sus deudas, añade más urgencia a la labor de reactivar el crecimiento y reforzar la cohesión económica del bloque, especialmente en el seno de la zona euro.

Los mercados esperan que el jueves haya un mensaje tranquilizador de los 27, en momentos en que se plantea cada vez más la hipótesis de una ayuda financiera de Europa a Atenas.

Contenido patrocinado

Otras noticias