Buscar

"Yo daría de nuevo a mi hijo", dicen en Haití los padres de los niños 'robados'

AFP
7/02/2010 - 17:47

"Yo daría de nuevo a mi hijo. Ansitho merece una vida mejor a la de nosotros", dijo a la AFP Anchello Cantave, un campesino de Callebasse, un caserío a una hora al este de Puerto Príncipe, donde como, otros padres, entregó a su hijo de 5 años a misioneros de Idaho.

Enterrados en un destino de infortunio, los habitantes de Callebasse recibieron la visita de los 10 misioneros bautistas de Idaho (noroeste de Estados Unidos), "dos días después del terremoto" del 12 de enero, que en este pueblo montañoso derrumbó unas 50 casas, la mayoría de aquellos padres que aceptaron que alguno de sus hijos "partiera con los extranjeros a otro país".

Cantave, de 36 años, está convencido de la buena voluntad de los 10 estadounidenses presos en Haití desde hace una semana e inculpados de "secuestro de menores y asociación criminal", tras haber sido detenidos el 29 de enero con 33 niños en la frontera con República Dominicana sin los permisos regulares.

"Los americanos se llevaron a los niños con el acuerdo de nosotros, los padres", repitió Fritzian Valmont, padres de tres niñas de 11, 8 y dos años, que tras consultar con su esposa escogieron entregar a "la del medio", reconoció. Fue la pequeña Alentina, junto "con dos hijos de mi hermana: Carl Ramirez y Dawin Stanley, todos de ocho años", dijo Valmont a la AFP. "Si (los americanos) hubieran tenido un gran autobús que hubiese podido llevarse más niños, muchos más hubieran partido", aseveró el hombre sin muestras de extrañar a Alentina, sí con el orgullo de cualquier padre que cree haber hecho algo por el bien de una hija.

A unos metros de Cantave y Valmont, está sentada Jean Ricia Geffrand, una viuda de 47 años, madre de cinco hijos, ya abuela, y que una vida en la miseria le dio aires de anciana con cataratas en sus dos ojos: "Yo di a mi hija porque no tenía nada para darle", dijo sobre Beline Chewi, su benjamina, de dos años. "El jueves después del terromoto -que fue el martes de esa semana-, vino Issac, un hombre que vive aquí y nos preguntó que si queríamos que los niños se fueran, iban a estar mejor con ellos", contó en creole Geffrand, al referirse al hombre que en el caserío identifican como vecino y traductor "de los americanos".

Junto a Geffrand está sentada en un bloque de cemento Saurentha Muran, 25 años, con Magdalenne durmiendo en sus brazos. Al consultarle si está de acuerdo con la entrega de los niños aclara: "Yo también di a uno", se trata de Ansitho, el niño de cinco años que tiene con Cantave. ¿Por qué escogieron a Ansitho para que partiera? "Lo hablamos y le preguntamos a los tres cuál quería irse a esa escuela en República Dominicana, y él dijo que quería partir", dijo la madre confesando que lo extraña, y como todos, afirma que no recibieron nada a cambio.

"La única razón por la cual ahora los queremos tener es a causa de los problemas con la prensa", dijo Valmont, con el apoyo de Josette Massillon, tía de Alentina, Carl Ramirez y Dawin Stanley. "Si después del juicio los americanos pueden partir de nuevo con los niños, yo voy a estar de acuerdo", aseguró Cantave, que está pensando en visitar a su hijo esta semana en SOS Villages (Aldeas Infantiles), la organización caritativa que está cuidando a los 33 menores, de entre dos meses y 12 años, hasta aclarar este caso.

La organización no estuvo disponible para confirmar las identidades de los niños al ser contactados por la AFP.

"Si Ansitho quiere volver, lo recibo, pero quizás no sea lo mejor para él", apunta Muran, su madre, que apenas puede cargar con Magdalenne porque está a un mes del parto de otro niño. "No sé bien cómo es eso", responde cuándo es consultada sobre los métodos anticonceptivos, pero aclara: "A mí me gustan los niños".

La mayoría de los habitantes de Callebasse son bautistas, pero afirman desconocer la religión de los misioneros que llegaron a ofrecer buenaventura para sus hijos a cambio de altruismo en nombre de la organización religiosa New Life Children's Refuge (Refugio para la nueva vida de los niños). El lema de este grupo es: "Salvar a los huérfanos abandonados en las calles, hospitales y orfanatos en ruinas".

Pero estas son familias huérfanas de buenaventura en un país sumido en la indigencia, ahora golpeado por un terremoto que provocó "la crisis más grave de protección de niños que se haya visto jamás" en Haití, donde "cerca del 40% de los haitianos tienen menos de 14 años", denunció la UNICEF.

Otras noticias

Contenido patrocinado