Buscar

El fiscal solicita entre 19 y 46 años de prisión para los cinco procesados por el crimen de Cordovilla

9/02/2010 - 16:35

El Ministerio Público solicita penas de entre 19 y 46 años de prisión para los cinco procesados por el asesinato de Yamiled Giraldo Quintero, nacida en 1976, un crimen cometido el 25 de abril de 2009 en Cordovilla fruto de una "venganza".

PAMPLONA, 9 (EUROPA PRESS)

Según expone el fiscal, el imputado J.L decidió, cuando cumplía pena en la cárcel de Pamplona, matar a Yamiled Giraldo "en venganza" por haberle denunciado y haber declarado en su contra en un juicio por el que fue condenado en 2004 como autor de tres delitos de determinación coactiva a la prostitución a seis años de prisión y por tres delitos de abusos sexual a doce años. Además de a otras víctimas, debió indemnizar a Giraldo con 19.000 euros.

J.L., añade el fiscal, planeó que la muerte de Yamiled "la llevasen a cabo terceras personas a cambio de un precio que él pagaría". Le comunicó sus planes a principios de 2009 a P.A.G., que cumplía prisión provisional en la cárcel de Pamplona, quien "asumió" el plan "tratando de buscar personas que pudieran llevar a cabo el plan de dar muerte a Giraldo".

Se puso en contacto con K.I., también en la cárcel, quien "aceptó el encargo de buscar a alguien que, estando fuera de la prisión", pudiese llevar a cabo el plan. Aprovechó una comunicación 'bis a bis' con N.A., con quien había mantenido una relación sentimental, para exponerle que si quería ganarse un dinero localizase a Giraldo, dice el informe del Ministerio Público.

Le indicó que "había que matarla por haber denunciado y robado al procesado J.L." y que se pusiese en contacto con R.S., quien ya había salido de la cárcel, "para ver si le interesaba realizar ese 'trabajo' de dar muerte a Yamiled, cosa que aceptó".

A partir de ahí, N.A. y R.S., "a cambio de un precio", comenzaron a realizar gestiones y seguimientos de la víctima, que la procesada iba comunicando a K.I. El imputado que había iniciado el plan aprovechó un permiso carcelario en abril de 2009 para contactar con N.A., a quien dijo que "quería matar a esa chica (a parte de a otras) porque le habían denunciado por trata de blancas y le habían robado dinero mientras él estaba en la cárcel", relata el fiscal.

J.L. entregó inicialmente a la imputada 4.000 euros, de los que ella se quedó 500, y entregó 3.500 a R.S.. Con el dinero recibido compraron un vehículo, un Peugeot 306, "con el que poder llevar la acción de dar muerte a Yamiled Giraldo". R.S. compró también una pistola y munición.

Ambos llamaron a la víctima, que era esteticién, para quedar con ella y "tenderle así una emboscada para darle muerte con más facilidad". La procesada "aparentando querer contratar sus servicios profesionales, le dijo que requería de los mismos el 25 de abril a primera hora ya que tenía una boda", trabajo que Giraldo aceptó. Quedaron en que la víctima acudiera a la calle Fuente Vieja de Cordovilla, por ser una "urbanización alejada de Pamplona" y "poco habitada".

La víctima acudió ese día a Cordovilla en compañía de su hijo. Cuando se acercó al portal, N.A. y R.S., con el rostro tapado, se aproximaron en el vehículo. El procesado se bajó del coche y comenzó a disparar contra Giraldo. Intentó también disparar contra su hijo, aunque la pistola no funcionó. Cambió el cargador del arma, siguió disparando contra la víctima y posteriormente los dos imputados huyeron.

El fiscal pide para R.S. 25 años de prisión por un delito de asesinato, 16 años por intento de asesinato, 3 años más por un delito de obstrucción a la justicia y dos años por un delito de tenencia ilícita de armas. Para N.A. solicita 25 años por un delito de asesinato, 16 por intento de asesinato y tres por obstrucción a la justicia.

Para J.L., el Ministerio Pública pide 18 años de prisión por un delito de asesinato y 4 por obstrucción a la justicia. Y para P.A.G. y K.I., 16 años de cárcel por asesinato y 3 por obstrucción a la justicia. Además, solicita una indeminzación para el marido de la víctima de 150.000 euros, de 120.000 para cada uno de sus hijos y 60.000 para la madre.

Contenido patrocinado

Otras noticias