Buscar

Un guardia civil dice que tres móviles hallados en casa de los Ferri permitieron detener a los asaltantes

23/02/2010 - 16:16

Otro agente dice que necesariamente "algunos" disparos se efectuaron desde el piso de arriba, pero no concreta si se realizaron al revés

VALENCIA, 23 (EUROPA PRESS)

Un guardia civil que prestó hoy declaración ante el tribunal de la sección segunda de la Audiencia Provincial de Valencia, que juzga el asalto al chalé de la familia Ferri, en Canals (Valencia), ocurrido el 4 de enero de 2006, afirmó hoy que tres teléfonos móviles hallados en la casa permitieron identificar y detener a los asaltantes. "Toda la investigación está basada prácticamente en los teléfonos, a raíz de los repetidores", declaró.

Este agente, que llevó parte de la instrucción y las intervenciones telefónicas, explicó, tanto a declaraciones del ministerio fiscal como de la acusación particular y de las defensas, que tras el incidente, en el que murieron dos de los asaltantes, encontraron tres teléfonos móviles en el chalé. Indicó que consultaron sus agendas y los registros de llamadas y, a raíz de ahí, localizaron a los implicados.

Así mismo, los agentes llamaron a la compañía de teléfonos para obtener datos sobre los repetidores, y para comprobar que las llamadas efectuadas o recibidas a través de estos móviles se ubicaban ese día en la zona de Canals, a la hora en la que tuvo lugar el atraco.

Seguidamente, intervinieron un total de 15 teléfonos, identificaron a los asaltantes y localizaron sus domicilios, en los que realizaron varios registros. Todos estos móviles, según dijo este agente, estaban el 4 de enero en la zona de Canals, "en el momento del atraco", insistió. En éstos también constaban llamadas en días anteriores, en los que se efectuaron vigilancias, tal y como manifestó alguno de los atracadores.

Este mismo agente hizo referencia a las declaraciones iniciales de los implicados. En concreto, relató que uno de ellos, --que durante el juicio reconoció que participó en el robo pero que no agredió a nadie, ya que se quedó en el coche--, nombró, tras preservarse su identidad, "a la gente que participó" y su intervención en los hechos. Este hombre, dijo, "en ningún momento fue presionado", al contrario de lo que él declaró ante el tribunal.

Otro guardia civil que efectuó la inspección ocular en el chalé se refirió a los proyectiles y orificios hallados, y concretó que localizaron varios orificios de balas en las paredes y puertas del piso de abajo de la vivienda, lugar en el que se encontraban los atracadores cuando pensaban huir, después de que el dueño, Francisco Ramírez, disparara contra uno de ellos "al azar", según dijo, después de que le amenazaran y le agredieran.

Este hecho demuestra, según explicó, que necesariamente "algunos" de los disparos se efectuaron desde el piso de arriba, es decir, de manera descendente, tal y como también reconoció Ramírez en su declaración, quien aseguró que comenzó a disparar contra los asaltantes desde arriba, por un lado de la escalera, y sin apuntar. Indicó que lo hizo después de que los atracadores comenzaran a dispararle desde abajo.

En este punto, el agente también matizó que se pudo registrar algún disparo "horizontal" en este piso. Sin embargo, no pudo concretar si se localizaron orificios de bala en la parte de arriba de la vivienda. De no hallarse, tal y como señaló uno de los letrados de la defensa, demostraría que los asaltantes no dispararon desde abajo. Este guardia civil se remitió a las diligencias y no se pronunció al respecto.

NI HUELLAS, NI CROQUIS

Tanto este agente encargado de la inspección ocular como su compañero, que también prestó hoy declaración ante el tribunal, confirmaron que no se efectuó un croquis del chalé tras el incidente ni se mandaron analizar las huellas de las pistolas y de las armas blancas.

Al respecto, uno de ellos indicó que no se practicaron estas diligencias porque "no se interesó", mientras que el otro fue más allá y explicó, respecto a las huellas, que no se mandaron a analizar las armas porque "no se encontrarían datos latentes".

También señaló que como la mayoría de los asaltantes llevaban guantes, lo más probable es que no hubieran dejado huellas en las armas. Al ser preguntado, en este punto, por Ramírez, ya que él no llevaba guantes y también utilizó un arma, afirmó que "no sería normal hacerle las huellas a su arma porque está claro que saldría que es de él".

Otras noticias

Contenido patrocinado