Buscar

Larga espera para los rehenes europeos y crisis entre Malí y Mauritania

AFP
23/02/2010 - 18:14

Seis rehenes europeos seguían este martes retenidos por la rama magrebí de Al Qaeda, meses después de su secuestro, que ya ha provocado una crisis diplomática entre Malí y Mauritania, que llamó a su embajador para protestar contra la liberación de islamistas.

El caso del francés Pierre Camatte, secuestrado hace casi tres meses en Malí, podría solucionarse esta semana, tras la puesta en libertad el lunes de los islamistas reclamados por Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI).

AQMI mantiene secuestrados en la región a seis europeos, tres españoles, dos italianos y un francés, Camatte, al que amenazaron con matar si antes del 20 de febrero no obtenían la liberación de los cuatro islamistas (dos argelinos, un burkinés y un mauritano).

"Es una primera señal tras las demandas formuladas por Francia, espero que todo esto sea una cuestión de horas y de días", señaló este martes el secretario de Estado francés para la Cooperación, Alain Joyandet, en una entrevista en el canal televiso LCI.

Camatte, de 61 años, fue secuestrado la noche del 26 de noviembre en un hotel de Menaka (noroeste) por malíes oriundos de la región que podrían habrle "vendido" a continuación a AQMI, según fuentes malíes cercanas a la investigación.

Los tres españoles, miembros de una asociación humanitaria, desaparecieron el 29 de noviembre y la pareja de italianos, el 17 de diciembre. En estos casos, el secuestro se produjo en territorio mauritano. El lunes, fue detenido el principal principal autor del secuestro de los españoles, según una fuente de seguridad mauritana.

La suerte del francés preocupa especialmente a las autoridades, dado que podría estar retenido por el grupo dirigido por el argelino Abdelhamid Abu Zeid, responsable del asesinato en junio de 2009 del rehén británico Edwin Dyer.

Tras su liberación el lunes, los cuatro islamistas fueron trasladados hacia el desierto malí, donde debían ser interrogados por responsables de AQMI. A continuación, debían reanudarse las conversaciones con negociadores malíes para lograr la liberación del francés, según una fuente malí cercana a las negociaciones.

El gobierno argelino condenó "con fuerza" este martes la decisión de liberar a los "cuatro terroristas, con el falso pretexto de que han sido juzgado y han cumplido su pena" y llamó para consulta a su embajador en Malí.

El mismo lunes, Nuakchot denunció también la decisión malí de "entregar a una parte terrorista un mauritano reclamado por la justicia mauritana" y protestó retirando a su embajador en Bamako.

La decisión malí no "se ha calculado bien. Anima y retribuye los crímenes de estos grupos ilegales que suponen una amenaza para la paz en toda la región", reaccionó este martes el portavoz del partido en el poder en Mauritania (Unión por la República, UPR), Saleh Uld Dehmache, preguntado por la AFP.

Vecina de Argelia y de Malí, Mauritania ha sufrido estos tres últimos años una serie de ataques mortíferos revindicados por AQMI. Cinco de los seis rehenes actualmente detenidos por AQMI fueron capturados en territorio mauritano.

"Tenemos fronteras en común, el enemigo común que es el terrorismo afecta a nuestros dos países y creo que la coordinación y concertación máximas deberían prevalecer ante toda decisión de este tipo", añadió Uld Dehmache, calificando el gesto de Bamako de "regalo no merecido" a organizaciones que logran así "dividendos morales y políticos enormes".

Para el director del semanal mauritano Le Calame, Ahmed Uld Cheikh, "Malí no ha podido resistir a la presión de Francia. Su gesto podría animar a los grupos armados en sus objetivos". "Sin embargo, tras la reacción mauritana que ha optado por un gesto fuerte, los dos países (Mauritania y Malí, ndlr) no se dirigen hacia una escalada de la tensión, sino más bien hacia una mayor vigilancia en el futuro".

Otras noticias

Contenido patrocinado