Buscar

El salario medio en la ciudad es de 1.191 euros, aunque hay grandes diferencias entre distritos

23/02/2010 - 18:44

El salario medio que recibe un trabajador en Sevilla por su trabajo principal es de 1.191 euros, y el total de ingresos del hogar --compuesto en su mayoría por tres o cuatro miembros-- se sitúa en 1.950,8 euros, según se desprende de la Encuesta de Calidad del Empleo de la ciudad de Sevilla elaborada por Sevilla Global y que hace referencia a 2009.

SEVILLA, 23 (EUROPA PRESS)

El salario medio que recibe un trabajador en Sevilla por su trabajo principal es de 1.191 euros, y el total de ingresos del hogar --compuesto en su mayoría por tres o cuatro miembros-- se sitúa en 1.950,8 euros, según se desprende de la Encuesta de Calidad del Empleo de la ciudad de Sevilla elaborada por Sevilla Global y que hace referencia a 2009.

Además, se observan diferencias salariales apreciables según la edad, el género, el nivel formativo y la ocupación; así, las mujeres cobran, de media, un 29 por ciento menos que los hombres y los menores de 25 años cobran, de media, 507 euros menos que los trabajadores de 35 a 44 años. También el salario medio de quien tiene estudios primarios completos o inferior nivel de instrucción es un 35,8 por ciento menor al de un titulado universitario de grado superior.

Las diferencias de salario medio por el trabajo principal según distritos son acusadas. En el grupo de los distritos con media salarial superior se encuentran Los Remedios (1.520,6 euros), Bellavista-La Palmera (1.436,5 euros) y Casco Antiguo (1.390,1 euros), mientras que en el otro extremo nos encontramos con el distrito Norte (1.091,1 euros), Cerro-Amate (1.094,4 euros) y San Pablo-Santa Justa (1.096,9 euros).

De todos los aspectos estudiados, el salario se presenta como el que más importa a los trabajadores; de hecho, del total de la población encuestada, representan un 16,2 por ciento quienes manifiestan como principal motivo por el que desean cambiar de trabajo el incrementar su salario.

Otro dato a destacar es que el 14,4 por ciento del trabajo que se realiza en la ciudad es empleo irregular no registrado y el 12,6 por ciento de los entrevistados trabajan todas o casi todas las horas sin cotizar. Por sexo, la proporción de mujeres que trabajan de forma irregular --22,2 por ciento del total-- casi triplica a la de hombres --8,8 por ciento-- y, por edad, más de la cuarta parte de los trabajadores menores de 25 años realizan algún trabajo sumergido. Por sectores, la mayor parte del empleo sin regularizar se da en el trabajo doméstico y en la hostelería.

Por lo que respecta a la conciliación, entre la encuesta de 2007 y la de 2009 el valor del índice de conciliación ha mejorado sensiblemente, aunque siguen siendo mayoría --55,7% de la población ocupada de Sevilla-- las personas que declaran que sus horarios actuales no les permiten conciliar su vida laboral con su vida privada. En este aspecto no existen diferencias significativas por sexo o edad, pero sí por sectores, siendo el sector comercial el que menos posibilidades de conciliación ofrece.

EL PLURIEMPLEO BAJA A LA MITAD

Casi el 20 por ciento de los trabajadores a tiempo completo trabajan más de 46 horas semanales, aunque se reduce prácticamente a la mitad el colectivo de quienes tienen varios empleos, que pasa de ser del 4,3 por ciento en 2007 al 2,4 por ciento en la actualidad. Ambos datos parecen sugerir que ahora se trabaja menos en segundos trabajos pero la jornada laboral del único se alarga. En 2009 también se ha incrementado el empleo a tiempo parcial --jornada más conciliadora-- en 5,2 puntos, alcanzando el 17,9 por ciento de los trabajadores.

En relación a la igualdad de género y oportunidades, en 2009 la percepción de riesgo para la carrera profesional debido a tener un hijo se ha incrementado en 2,5 puntos porcentuales desde 2007, y casi el 5 por ciento de las mujeres entrevistadas afirma haber sufrido algún tipo de discriminación laboral, sobre todo por razón de género. A pesar de esto, en general, la encuesta muestra escasa discriminación en el empleo, situándose el valor del índice de igualdad de oportunidades que se ha elaborado en 8,1 puntos sobre 10.

Más del 35 por ciento de los trabajadores entrevistados manifiestan ocupar un puesto para el que no está formado y se observa un ligero empeoramiento con respecto al que se daba hace dos años. Además, la inversión que realizan las empresas en formación continua es muy escasa y sólo el 15 por ciento de los informantes afirma que durante los últimos doce meses ha realizado algún curso por iniciativa de la empresa para la mejora de sus aptitudes y conocimientos para la realización de su trabajo; este porcentaje se incrementa a medida que se eleva el nivel de estudios de los entrevistados.

Con respecto a la contratación, casi 6 de cada 10 trabajadores regulares son asalariados con contrato indefinido --58,4 por ciento--, mientras que el 23,2 por ciento disponen de un contrato temporal; el 16,7 por ciento trabajan por cuenta propia en el régimen general de autónomos. La proporción de quienes declaran ser empresarios --0,7 por ciento-- y cooperativistas no asalariados --0,3 por ciento-- es prácticamente residual.

CASI LA MITAD, SIN PREVENCIÓN

El cansancio general es la dolencia más aludida por los entrevistados. Así, el 16 por ciento de los trabajadores de la ciudad afirman sufrir cansancio general relacionado con el trabajo, porcentaje casi cinco puntos por encima del registrado en 2007. A este achaque le siguen los problemas psíquicos como el insomnio, la ansiedad, la irritabilidad, las lesiones, los dolores de cabeza y los problemas de audición, visión y garganta.

La sobrecarga laboral, que tiene que ver con la incidencia de la jornada laboral superior a 40 horas y que afecta a casi el 25 por ciento de la población que trabaja a jornada completa, el llevarse el trabajo a casa y el padecer cansancio relacionado con el trabajo es un aspecto que aparece sobre todo en la hostelería.

Además, casi la mitad de los entrevistados --46,4 por ciento--, manifiestan que en su trabajo no tienen ninguna de las medidas de prevención expuestas, es decir, ni delegado de prevención ni ningún tipo de acción didáctica en este sentido; este porcentaje se ha incrementado desde 2007.

En general, y según los entrevistados, la calidad del empleo en la ciudad de Sevilla es buena, ya que el índice se sitúa en 7,3 puntos sobre 10; estos datos reflejan un ligero descenso con respecto a 2007, cuyo índice se estima en 7,4 puntos.

Otras noticias

Contenido patrocinado