Buscar

Toyota, ante el Congreso de EEUU

AFP
23/02/2010 - 21:27

Los dirigentes del constructor japonés Toyota comenzaron a afrontar las críticas y preguntas de congresistas estadounidenses este martes, al inicio de dos días de audiencias, y el presidente ejecutivo Akio Toyoda admitió que su grupo había registrado un crecimiento demasiado rápido.

"Temo que el ritmo al cual nos desarrollamos haya sido demasiado rápido", afirma Toyoda, según el texto de un discurso que debe pronunciar el miércoles ante el Congreso, adelantado a los periodistas.

En la audiencia del Comité de energía y comercio de la Cámara de Representantes este martes, Henry Waxman, presidente del Comité, se declaró "decepcionado por la reacción de Toyota a los problemas de aceleración involuntarias", origen de las retiradas masivas del constructor para el control de los vehículos, de 9 millones en el mundo y 6 millones en Estados Unidos.

Al abrir la sesión, el demócrata Bart Stupak (Michigan), que dirige las investigaciones del Comité, expresó sus dudas sobre la fiabilidad de los sistemas electrónicos de los vehículos Toyota, que podrían haber provocado los problemas de aceleración constatados y sobre los controles de la agencia de seguridad en el transporte estadounidense (NHTSA) al respecto, preguntándose si ésta habría sido "demasiado condescendiente con el sector" automotor.

También acusó a Toyota de haber "engañado a los consumidores estadounidenses" en sus declaraciones sobre los problemas de aceleración súbita y de haberse basado en información incorrecta para descartar la eventualidad de defectos en los sistemas electrónicos, como posible causa de esas aceleraciones inesperadas.

El vehículo híbrido Prius también fue objeto de un llamamiento a causa de frenos defectuosos en los modelos de 2010 y otra retirada está a consideración por problemas de dirección asistida en algunos modelos Corolla y Matrix.

El Comité escuchará también este martes las declaraciones del secretario de Transportes estadounidense, Ray LaHood, y del director de operaciones del constructor japonés en el país, Jim Lentz.

Lentz considera que esos sistemas no presentan problemas, según el texto de sus declaraciones distribuido a la prensa, aunque reconocerá que al grupo le tomó "demasiado tiempo tomar en cuenta un conjunto excepcional pero serio de problemas de seguridad", atribuidos a "una mala comunicación en el seno de la empresa, con los reguladores y los consumidores".

El constructor podría haber reparado "cerca de un millón de vehículos" desde comienzos de la crisis a finales de enero, a un ritmo de 50.000 vehículos diarios, según Lentz.

Por su parte, el secretario de Transportes, Ray LaHood, defenderá su gestión y la NHTSA, según una copia de su discurso. "Desde que asumí funciones 13 meses atrás, dije que la seguridad era la prioridad número uno del departamento. Quiero pensar que hemos dado muestras de este compromiso", señala el texto distribuido a los medios. "El llamamiento de Toyota es un problema muy serio y lo tratamos seriamente", agrega.

Contenido patrocinado

Otras noticias