Buscar

Aumentan más de un 40% las detenciones e investigaciones por estafa a través de Internet de Policía Nacional de Murcia

20/03/2010 - 12:00

Detectan aumento en simulación de delito al registrarse 23 denuncias en los dos primeros meses de 2010, la mitad que en todo 2008

MURCIA, 20 (EUROPA PRESS)

Casi 300 investigaciones por estafa a través de Internet y más de una veintena de detenidos durante el pasado año es el balance de las actuaciones realizadas por el Grupo de Delitos Tecnológicos de la Policía Nacional de Murcia, que arrojan un aumento de más de un 40 por ciento tanto en las actuaciones realizadas como en los arrestos.

Así se desprende de las actuaciones del equipo especializado de la Brigada Provincial de la Policía Judicial de Murcia, al que ha tenido acceso Europa Press, y en el que también se registra un aumento en cuanto al número de imputados en un 66 por ciento, al pasar de los 90 en 2008 a más de 150 el pasado año.

Este aumento responde, según explicó un portavoz del Cuerpo, a que "es un campo que está en expansión" hasta el punto de que las estafas "son cada vez menos presenciales y más virtuales". Pese a estos datos, la incidencia en la Región de este tipo de estafas no es "especialmente problemática" con respecto al resto de comunidades.

Los clásicos de la estafa quedan en deshuso debido a la tendencia actual, que es el mundo de Internet; una situación que al equipo de fraudes de la Policía Nacional de Murcia puede ocasionar grandes problemas en lo que se refiere a la hora de investigar los hechos cometidos.

Según las fuentes, los obstáculos a los que se enfrentan los agentes especializados de la Policía Nacional son el anonimato que conlleva el mundo virtual; así como la ubicación de los equipos de los agresores, puesto que pueden estar en lugares incluso de fuera del país, lo que hace necesaria la cooperación entre los agentes y la consiguiente ralentización de los trámites.

No obstante, y a pesar de las dificultades que acarrea Internet, los agentes de este Grupo consiguieron detener durante el pasado año a 24 personas, lo que supone un aumento del 41 por ciento con respecto a 2008, cuando se efectuaron 17 arrestos.

También se registró un aumento de un 50 por ciento en cuanto al número de investigaciones realizadas por estafas a través de Internet, al pasar de las 200 en 2008 a las casi 300 del pasado año.

PRINCIPALES MODALIDADES DE ESTAFA

En concreto, las principales modalidades de estas estafas, que en el conjunto nacional han supuesto millones de euros, casi 5.000 denuncias, más de 600 detenidos y 1.843 investigaciones, suelen ser el 'phising', el 'carding', y el 'pharming'.

El llamado 'phising' consiste en crear una página web falsa con la que el presunto estafador logra capturar datos bancarios y contraseñas. Este método de transferencia electrónica, al igual que el 'malware' o el 'pharming', consiste en que el delincuente obtiene distintas cantidades de dinero de las cuentas de los perjudicados al conseguir, mediante técnicas de ingeniería social, las claves de acceso a la banca electrónica.

Así, una vez que se roban las claves, se hacen transferencias hacia cuentas que ya han abierto otras personas, conocidas como 'mulas', y que se captan mediante correos electrónicos en los que les ofertan trabajos de intermediarios financieros a tiempo real. Estas personas se quedan con una comisión y el resto, lo remiten a través de empresas de envío de dinero rápido a otros países, lo que dificulta las labores de investigación.

Otro de estos métodos delictivos es el 'pharming', mediante el cual se inserta una especie de virus o troyano en el ordenador, lo que propicia que el navegador lleve a la posible víctima a una página ficticia, desde donde el presunto estafador logra obtener sus datos.

Por último, el 'carding' suelen ser estafas que se realizan a través de la obtención, previamente, de números válidos de tarjetas de crédito para realizar compras en Internet, principalmente billetes de avión, ferrocarril, tarjetas electrónicas u otros bienes de consumo. Los productos que se han comprado se entregan en diferentes domicilios de todo el país con el fin de dificultar la identificación o utilizando también 'mulas' para recoger esas mercancías.

Independientemente de las modalidades más usadas por los estafadores, desde el Cuerpo Nacional de Policía también se han detectado novedades en las actividades de estafa a través de la red.

Cuando lo habitual era pagar una supuesta adquisición de un producto que nunca llegaba, ahora el procedimiento se ha invertido. Es decir, el presunto estafador se interesa por un producto por el que el anunciante pide una cantidad y lo que hace una vez que envía el giro con el dinero, es ingresar en la cuenta más de lo solicitado, por lo que la víctima se pone en contacto con éste informándole que le ha ingresado más de lo que se pedía.

Entonces, le devuelve la diferencia con el consiguiente perjuicio de que una vez que ha ingresado esa cantidad, el banco le advierte que el cheque que previamente el estafador le había ingresado no tiene fondos, con lo que la víctima ya ha perdido esa cantidad.

El otro fenómeno es aquel que consigue que la persona sea estafada más de una vez. Para ello, la víctima compra un determinado producto que, por razones que va alegando el estafador, no le llega. Así, alude a problemas con la aduana o permisos de exportación, lo que obliga a la víctima a depositar más dinero mientras que va siendo emplazada cada vez.

Sendas modalidades de estafas se produjeron en Murcia a finales de diciembre, por lo que los agentes han comenzado a trabajar en este sentido, centrando sus investigaciones en rastrear la IP del ordenador desde donde viene la estafa. En el caso del cheque sin fondos, es difícil de rastrear, advierten las fuentes.

Y es que, el principal problema con el que se enfrentan los agentes es que tanto en los métodos de estafa clásica como en la de informática, "parten de la imprudencia de la víctima, que da el dinero". Por ello, se aconseja que "las transacciones de Internet se realicen en sitios de confianza y se comprueben los certificados de calidad".

El Grupo de Delitos Tecnológicos de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Murcia, compuesto por dos inspectores y cinco agentes, también realizó 180 actuaciones durante el pasado año por delitos contra la propiedad intelectual, en mayor parte falsificaciones, cuando en años anteriores fue de unas 170.

Las amenazas, injurias y calumnias a través de Internet alcanzan las 15 anuales, mientras que las denuncias por delitos contra la intimidad a través de la red se han duplicado, al pasar de las diez anuales en años anteriores a las 25 y hasta 30 en 2009. Por último, los delitos relativos a la pornografía infantil se mantuvieron estables, con una media de diez al año.

AUMENTO SIGNIFICATIVO DE SIMULACIONES DE DELITOS

Igualmente, también se han detectado un aumento significativo en cuanto a las denuncias falsas, más conocidas como "simulación de delito".

Cuando en 2009 se registraron un total de 54, manteniéndose en cifras similares con respecto a 2008, en los dos primeros meses de este año ya se ha producido casi la mitad, es decir 23 denuncias por simulación de delito; un incremento atribuible a la situación de crisis, puesto que ahora hay bienes que antes no se aseguraban y simulando su robo, se cobra del seguro.

Otras noticias

Contenido patrocinado