Buscar

La Iglesia Católica irlandesa agradece la Carta papal sobre abusos sexuales

EFE
20/03/2010 - 13:20

Dublín, 20 mar (EFE).- El primado de la Iglesia Católica irlandesa, el cardenal Séan Brady, agradeció hoy "profundamente" al papa Benedicto XVI su Carta pastoral a los irlandeses, en la que aborda los abusos sexuales cometidos por sacerdotes contra menores en este país.

"Celebro la publicación de esta carta. Estoy profundamente agradecido al Santo Padre por su enorme preocupación y amabilidad", dijo el prelado después de una misa celebrada hoy en Armagh (Irlanda del Norte).

"Resulta evidente por la carta -añadió- que el papa Benedicto XVI está profundamente consternado por lo que él describe como 'actos criminales y pecaminosos' y por la manera en que las autoridades de la Iglesia en Irlanda los han abordado".

El cardenal instó a los fieles a estudiar con "detenimiento" el contenido de la misiva, que se leerá este domingo en todas las misas que se oficien en el país.

El propio Brady se ha visto obligado esta semana a pedir perdón por haber ocultado el caso de abusos de menores cometidos por un sacerdote pederasta en la década de los 70.

El primado, que siendo sacerdote en 1975 estuvo presente en dos reuniones en las que se pidió a dos niños víctimas de los abusos del cura Brendan Smyth que hicieran un voto de silencio, también dio a entender que reflexionará sobre su futuro, aunque ha descartado la dimisión.

El arzobispo de Dublín, Diarmuid Martin -uno de los religiosos más aperturistas y críticos con la actuación de la Iglesia-, consideró hoy que la misiva papal constituye "un paso más en el proceso de regeneración y curación".

"Celebro las palabras de disculpa del Papa y su reconocimiento del sufrimiento y sentimiento de traición experimentado por los supervivientes. El Papa reconoce los fracasos de las autoridades de la Iglesia a la hora de abordar estos actos criminales y pecaminosos", añadió Martin.

En su epístola, publicada hoy por el Vaticano, Benedicto XVI también ha ordenado una inspección de diócesis y seminarios irlandeses implicados en los casos de pederastia y ha afirmado que los sacerdotes implicados deben "responder ante Dios y los tribunales".

El Pontífice se refiere con dureza a los curas pederastas, acusa también a los obispos irlandeses de no haber sabido gestionar los casos ocurridos y dice que tienen que reconocer que se cometieron graves errores de juicio y fallo de dirección.

Sus palabras reflejan el contenido del llamado "Informe Murphy", fruto de una investigación que reveló el pasado noviembre la connivencia de la Iglesia católica con el Estado para ocultar durante décadas cientos de abusos sexuales en las parroquias de la diócesis de Dublín.

Un mes después, el obispo de Limerick, Donal Murray, dejó el cargo a raíz de que el citado informe calificase de "inexcusable" su actitud con un sacerdote sospechoso de pederastia.

A esta renuncia le siguió la del obispo de Kildare, James Moriarty, y la de los obispos auxiliares en la archidiócesis de Dublín Eamonn Walsh y Raymond Field.

El único de los cinco altos clérigos criticados en el documento que todavía se aferra al cargo es el obispo de Galway, Martin Drennan, quien sostiene que el informe no le señala personalmente a él.

Otras noticias

Contenido patrocinado