Buscar

En directo
Siga el partido de LaLiga Santander entre Real Sociedad y Atlético de Madrid

Cerca de 200 pacientes del Hospital de la Ribera (Valencia) se han sometido a agrandamiento de próstata con láser verde

20/03/2010 - 14:10

Cerca de 200 pacientes del Hospital Universitario de La Ribera de Alzira (Valencia) se han beneficiado ya del tratamiento de la hiperplasia benigna o agrandamiento de próstata con láser verde. En el 98 por ciento de los casos los síntomas desaparecieron tras la intervención.

VALENCIA, 20 (EUROPA PRESS)

Cerca de 200 pacientes del Hospital Universitario de La Ribera de Alzira (Valencia) se han beneficiado ya del tratamiento de la hiperplasia benigna o agrandamiento de próstata con láser verde. En el 98 por ciento de los casos los síntomas desaparecieron tras la intervención.

La hiperplasia prostática benigna de la próstata es una patología de una considerable incidencia en varones con edades superiores a los 55 años, según explicó el centro hospitalario en un comunicado.

El láser verde es una técnica sólo disponible en algunos hospitales de la Comunitat Valenciana. Este tratamiento consiste en la fotovaporización selectiva de la próstata con un láser de alta energía de KTP --potasio-titanio-fosfato--, también llamado láser verde, y se está revelando como una alternativa a las intervenciones quirúrgicas convencionales de la hiperplasia prostática benigna --resección transuretral prostática--.

La hiperplasia prostática benigna es un proceso de alta incidencia y prevalencia que suele afectar a varones a partir de los 55-60 años. Aproximadamente, más del 50 por ciento de los hombres mayores de 60 años la padece. Esta patología produce distintas alteraciones en la micción, con diversas repercusiones en la calidad de vida de los pacientes.

Esta afección está ocasionada por el agrandamiento de la próstata, que estrecha la uretra y reduce el flujo de la micción. Los síntomas que conlleva la hiperplasia prostática benigna son dificultad para orinar, micción lenta y a gotas, disminución del calibre y presión de la orina y una frecuencia cada vez mayor de orinar.

En este sentido, frente a la intervención quirúrgica convencional, el láser verde se caracteriza por el escaso sangrado, lo que permite "una recuperación más rápida del paciente y reduce significativamente las potenciales complicaciones, especialmente en pacientes de riesgo quirúrgico", indicaron desde el hospital.

La técnica quirúrgica consiste en el empleo de un generador de energía láser KTP y una fibra óptica de cuarzo que transmite a la próstata la luz verde. La fibra óptica es introducida a través de un cistoscopio de flujo continuo que permite acceder transuretralemente a la próstata.

La intervención consiste en la fotovaporización de los tejidos blandos, eliminando por completo el tejido de la próstata agrandada. El concepto de vaporización consiste en la eliminación por completo del tejido, así como la fotocoagulación simultánea de los vasos sanguíneos, lo que evita prácticamente la posibilidad de sangrado.

La intervención con láser verde se puede realizar con anestesia raquídea, de manera que el paciente tan solo precisa un ingreso hospitalario de 24h para llevarla a cabo. Finalizada la intervención, se le deja al paciente una sonda vesical que se retirará a las 8-10 horas después de la intervención.

El jefe del Servicio de Urología del Hospital de la Ribera, el doctor Benedicto, destacó que este servicio cuenta con procedimientos de "última generación". Así, señaló que "disponer del láser verde, la más moderna litotricia o el tratamiento de cáncer de próstata a través de la vía laparoscópica, nos convierte en uno de los centros con mayor dotación tecnológica a nivel nacional".

Otras noticias

Contenido patrocinado