Buscar

El Ayuntamiento exige al Gobierno que liberalice la AP-7 hasta que se ejecute el desdoblamiento de la N-340

20/03/2010 - 15:24

El portavoz del grupo municipal popular en el Ayuntamiento de Castellón, Javier Moliner, anunció hoy que en el próximo pleno su grupo presentará una declaración institucional con el fin de solicitar al Gobierno central la liberalización de la AP-7 en el tramo comprendido entre Castellón y Oropesa, "con el fin de garantizar la seguridad vial y una alternativa en régimen de autovía para atravesar el término de Castellón en largo recorrido hasta que se ejecuten las obras de desdoblamiento de la N-340 en autovía, como mínimo".

CASTELLÓN, 20 (EUROPA PRESS)

Moliner señaló en un comunicado que la ciudad de Castellón "lleva diez meses esperando una respuesta del Ministerio de Fomento para atender la propuesta realizada conjuntamente entre el Ayuntamiento de Castellón y la Generalitat Valenciana, a través de su Conselleria de Infraestructuras, de incorporar un trazado alternativo al proyecto de desdoblamiento de la N-340 a su paso por el término de Castellón, a pesar de las reiteradas cartas que desde el consistorio se le ha remitido solicitando una respuesta".

Esta propuesta, según el edil, "garantizaría la salvaguarda del paraje y ermita de la Magdalena", al mismo tiempo que "permitiría reducir el impacto ambiental en el territorio, por cuanto no generará otra barrera en el término municipal".

Además, "supondrá la posibilidad de realizar un entronque directo entre este vial y la futuro autovía norte hasta el puerto de Castellón", apuntó Moliner, quien añadió que la obra de la N-340 "ha sido y es de vital importancia para la economía local, puesto que forma parte de la planificación estratégica de infraestructuras de Castellón y no solo va a posibilitar una mejora de las comunicaciones terrestres, sino que además, generará mayores medidas de seguridad vial en el tráfico comarcal y provincial".

El concejal destacó Castellón lleva desde 2004 "reivindicando más seguridad vial en esta calzada" y por eso, el Ayuntamiento de la ciudad fue "la primera y única" administración que ha adoptado una medida de compensación alternativa al tráfico de la nacional, como fue el pago de la liberalización del tramo entre Castellón y Oropesa durante los veranos de 2004 a 2006, año en que se concluyó el nuevo vial Castellón-Benicassim.

"Ahora, tras diez meses de silencio ante la alternativa de iniciar la obra de la N-340, la ciudad considera que deben tomarse medidas para mejorar el tránsito de mercancías y pasajeros en el término municipal de Castellón, por lo que al amparo de las necesidades del municipio, considera imprescindible que se aborde la liberalización de la AP-7 en el tramo entre Castellón y Oropesa", recalcó Moliner.

Asimismo, incidió en que esta liberalización debe ser asumida por el Gobierno central que, a su juicio, "está abandonando" sus responsabilidades, "con la garantía de infraestructuras y seguridad vial de los castellonenses". Finalmente, el concejal castellonense pidió al Ejecutivo central que se pronuncie sobre la aceptación del trazado alternativo de la N-340.

Otras noticias

Contenido patrocinado