Buscar

La ciudad francesa de Santa Rosalía, en México, tiene su iglesia Eiffel

AFP
20/03/2010 - 16:01

Todo el mundo conoce París y su famosa Torre Eiffel, pero pocos saben que una pequeña ciudad de México tiene su iglesia Eiffel, Santa Rosalía, creada por franceses a finales del siglo XIX en la península de Baja California, en la costa del Mar de Cortés.

Es allí, donde el desierto de cactus termina en el mar, donde se descubrieron importantes filones de cobre a partir de 1865.

"Una compañía minera francesa obtuvo el 7 de julio de 1885 el permiso de explotación con el compromiso de emplear mexicanos y de construir una ciudad, un puerto y las infraestructuras públicas, y fue así que nació Santa Rosalía, actualmente con 20.000 habitantes", explicó a la AFP Ricardo Mata Geraldo, director de la Oficina local de Turismo. "La compañía había tomado el nombre de El Boleo, o juego de bolos, ya que el cobre aparecía en una ganga de forma más o menos esférica", precisó.

Quien dice ciudad dice iglesia, especialmente en un país tan católico como México. Tal vez las esposas de los ingenieros de la compañía de El Boleo querían un lugar de culto fuera de lo común, ya que fue en Bruselas donde compraron una iglesia de metal desarmada que había llegado a la capital belga proveniente de la Exposición Universal de 1889 en París: concebida por Gustave Eiffel, había sido expuesta cerca de la revolucionaria Torre. La iglesia, transportada por barco, fue rearmada en 1897 en Santa Rosalia y se convirtió en uno de sus principales atractivos turísticos, aunque no el único.

Santa Rosalia mantiene, en efecto, la imagen apenas modificada de lo que los franceses hicieron y conservaron hasta 1954, cuando cerraron la mina y abandonaron la ciudad. La alcaldía y el Correo están instalados en edificios de época, construidos en madera con una arquitectura colonial que recuerda la de Guadalupe o Martinica, con sus galerías cubiertas por un pequeño tejado.

Y en las zonas altas de la ciudad permanecen los edificios administrativos de la antigua compañía francesa, actualmente reconvertidos en museo y en un Hotel Frances famoso por su atmósfera de "fines del siglo XIX".

A su alrededor se mantienen las antiguas casas de los jerarcas de El Boleo, también de época. Es allí donde vive actualmente Michel F. Shaw, director de la 'nueva Boleo', como se conoce en el lugar la sociedad 'Minera Boleo', que se propuso relanzar la extracción local de cobre. Pero la 'nueva Boleo' ya no tiene nada de francesa: se trata de una empresa canadiense y Michel F. Shaw es estadounidense.

Contenido patrocinado

Otras noticias