Buscar

Lombard dice que el Papa siempre ha sido "guía" contra la "cultura del silencio" en la Iglesia

EFE
20/03/2010 - 17:16

Ciudad del Vaticano, 20 mar (EFE).- Benedicto XVI siempre ha sido "guía" contra la "cultura del silencio" en la Iglesia para esconder los casos de curas pederastas y en su época de Prefecto de la Doctrina de la Fe siempre intervino para clarificarlos y para que no fueran cubiertos, dijo hoy el portavoz vaticano, Federico Lombardi.

Lombardi afirmó durante la presentación de la carta del Papa a los católicos irlandeses por la crisis de los casos de pederastia que quien conoce la historia y el trabajo realizado por el cardenal Joseph Ratzinger sabe que Benedicto XVI "siempre ha sido testimonio de la búsqueda de la claridad y la coherencia" en la lucha contra la pederastia en la Iglesia.

Ratzinger, agregó Lombardi, siempre ha sido contrario "a cualquier comportamiento de cobertura o de esconder (abusos sexuales de eclesiásticos a menores)".

Esa contrariedad a ocultar los casos de curas pederastas se ve en la misma carta enviada a los católicos irlandeses, en la que el Papa critica la "preocupación fuera de lugar" por mantener el buen nombre de la Iglesia y para evitar escándalos, que llevó a no aplicar las penas canónicas en vigor y a salvaguardar la dignidad de cada persona.

Con sus palabras, Lombardi salió así al paso de las críticas que desde algunos sectores de la sociedad hacen a Benedicto XVI, del que aseguran que cuando era prefecto de ex Santo Oficio, cargo que ocupó durante casi 24 años con el papa Juan Pablo II, por su mesa pasaron numerosos casos de curas pederastas y los escondió.

El 19 de mayo de 2006, un año después de ser elegido Papa y tras numerosas investigaciones, Benedicto XVI castigó al fundador de la poderosa congregación Legionarios de Cristo, el mexicano Marcial Maciel, por abusos sexuales durante décadas contra seminaristas y le exigió que renunciara "a todo ministerio público" de su actividad sacerdotal y llevara una vida retirada de rezos y penitencias".

La decisión de Benedicto XVI fue un duro golpe para los Legionarios, que vieron como su fundador, que gozó del afecto de Juan Pablo II, caía en desgracia.

Con ese castigo, Benedicto XVI subrayó la línea de "tolerancia cero" adoptada para casos de ese tipo, como los ocurridos en EEUU y Australia, que condenó con contundencia durante su visita a ambos países.

Lombardi dijo también hoy que nunca hasta ahora el Papa había escrito una carta, con palabras tan duras, como la enviada a los católicos de Irlanda por los casos de curas pederastas.

El portavoz manifestó que la carta es "una respuesta, una etapa de un camino, que no debe ser subestimada".

Según Lombardi, la carta del Papa a los católicos de Irlanda es un "documento impresionante" con el que el Pontífice expresa su dolor y trata de contribuir personalmente a reparar.

El jesuita subrayó que las palabras se dirigen sobre todo a las víctimas, "con las que comparte su sufrimiento".

Respecto a las palabras a los curas pederastas, "los culpables", precisó, Lombardi dijo que son "muy duras", ya que el Papa les dice sin medias tintas que deben responder de sus pecados y de sus crímenes ante Dios y ante los tribunales.

Preguntado si el Pontífice tiene previsto otra carta similar para la Iglesia Alemana, en las últimas semanas en el ojo del huracán al descubrirse numerosos casos de curas pederastas, Lombardi dijo que la situación entre ambos países es diferente, así como la gestión que han hecho las dos iglesias y que el Papa sabrá la manera de dirigirse a los alemanes cuando así lo considere.

Otras noticias

Contenido patrocinado