Buscar

Gobierno adopta recorte que frenará crecimiento con protesta de funcionarios

AFP
20/05/2010 - 22:30

El gobierno socialista español aprobó este jueves un plan para ahorrar 15.000 millones de euros en 2010 y 2011 y reducir el alto déficit público que frenará las previsiones de crecimiento, mientras los funcionarios, principales afectados, se manifestaban en todo el país.

"El gobierno se ha visto abocado a tener que tomar una serie de medidas duras y difíciles", alegó la vicepresidenta del gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, en conferencia de prensa después del consejo de ministros que aprobó el paquete de medidas.

El plan, que debe ser ratificado por el parlamento, incluye la reducción del sueldo de los funcionarios de una media del 5% este año y su congelación en 2011, la congelación de las pensiones en 2011, la supresión del "cheque bebé" de 2.500 por cada nacimiento y una disminución de la ayuda al desarrollo, entre otras.

España registró el año pasado un déficit público del 11,2% del PIB, después de tres años seguidos de superávit creciente antes de la crisis económica mundial, y se ha comprometido a disminuirlo por debajo del 3%, límite fijado por la Eurozona en 2013.

Las medidas tomadas este jueves se incluyen en el plan de ahorro de 50.000 millones de euros en tres años anunciado por el gobierno socialista en enero.

Pero los temores en los mercados a que éste no fuera suficiente para salir de la crisis y la presión de la Unión Europea (UE) llevaron a Madrid a concretar medidas para este mismo año y el próximo.

Así, Madrid prevé que el déficit baje al 9,3% este año y al 6% el que viene.

Pero este duro plan de ahorro frenará el crecimiento previsto en 2011, en momentos en que España apenas está saliendo, más tarde que sus socios europeos, de la recesión en que se hundió a finales de 2008.

La previsión gubernamental de crecimiento del 1,8% del producto interior bruto (PIB) en 2011 ha pasado a ser del 1,3% por el impacto no sólo del plan de austeridad, sino también por los recortes de gastos decididos en otros países europeos, "que pueden afectarnos también a nosotros", explicó la ministra de Economía, Elena Salgado.

Para este año también se prevé un crecimiento negativo del PIB, del -0,3% del PIB, a pesar de que en el primer trimestre del año se registró por primera vez desde el inicio de la crisis, un dato positivo del 0,1% del PIB.

El plan del gobierno, anunciado la semana pasada, llevó este jueves a manifestarse ante los edificios oficiales a miles de funcionarios, que también están convocados por los principales sindicatos españoles, UGT y Comisiones Obreras, a una huelga del sector el 8 de junio en contra de esas medidas.

Los sindicatos no descartan llamar a una huelga general, en un momento en que el desempleo supera el 20% de la población activa, frente al 8% de antes de la crisis.

Las protestas sindicales por los recortes de los sueldos de funcionarios y la congelación de las pensiones llevó al presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, a anunciar el miércoles que el ejecutivo prepara un impuesto para las rentas más altas.

Zapatero aclaró que ese incremento no afectará "a la clase media, que ya soporta una buena parte de los esfuerzos fiscales del país".

Según la cadena Ser, ese impuesto se aprobaría en breve y gravaría a personas que "sumando todo lo que tienen (propiedades, acciones, ingresos y ahorros) superen ampliamente el millón de euros en su haber", informó este jueves la radio, que cita a fuentes del ejecutivo.

Pero la ministra de Economía insistió este jueves en que por el momento "no hay una propuesta concreta", que será presentada por el gobierno "en el momento oportuno" y que la medida "será temporal".

Otras noticias

Contenido patrocinado