Buscar

La Universidad de Zaragoza realiza el mayor experimento sobre cooperación social con 1.303 participantes

20/12/2011 - 13:39

El Instituto de Biocomputación y Física de Sistemas Complejos (BIFI) de la Universidad de Zaragoza, junto con la Fundación Ibercivis y la Universidad Carlos II de Madrid, ha realizado este martes el mayor experimento científico-social online en tiempo real sobre cooperación en sociedad, con la participación de 1.303 alumnos de Bachillerado de 42 colegios aragoneses.

ZARAGOZA, 20 (EUROPA PRESS)

La investigación pretende es estudiar "como surge la cooperación en la sociedad humana" y determinar los problemas y conflictos que presenta, ha explicado el secretario científico del BIFI y coordinador del experimento, Yamir Moreno, en declaraciones a los medios de comunicación, en el edificio de Zaragoza Activa (antigua Azucarera), donde se ha seguido en directo la evolución del proyecto.

"Sabemos que hemos evolucionado desde la sociedad más primitiva hasta el mundo actual, que está organizado en naciones e instituciones, esto ha sido posible porque hemos cooperado. Sin embargo, esto mismo no encaja dentro de la teoría evolutiva de Darwin", ha relatado Moreno.

La razón por la que no encaja, ha proseguido, es porque el hecho de cooperar supone un coste, es decir, "implica que pagas algo sin obtener un beneficio propio, personal, cuando la teoría evolutiva se centra en perpetuarse sólo por beneficio propio".

Por eso, lo que han tenido que hacer los estudiantes que han participado en el experimento ha sido participar en un juego de cooperación basado en el prototipo social 'El Dilema del Prisionero' que planteaba la contraposición de la teoría de la evolución y de la cooperación.

Así, los participantes se han enfrentado a dos tipos de pruebas, cada una de ellas constituidas con una red distinta. La primera ha sido la 'red regular', en la que todos los usuarios están conectados con el mismo número de compañeros.

La segunda prueba ha utilizado la 'red heterogénea', en las llamadas "libre de escalas", en las que algunas personas están muy conectadas, es decir, con muchos vecinos, y otras muy poco.

En ambos casos, se compara el comportamiento de los participantes cuando interaccionan con los mismos vecinos, comparando lo que hacen cuando después de cada interacción la estructura de la población cambia de manera aleatoria y, por tanto, los vecinos son otros.

LA ESTRUCTURA DE LA POBLACIÓN

El secretario científico del BIFI y coordinador del experimento ha relatado que si la hipótesis de que la estructura de la población determina el nivel de cooperación es cierta, se observarán comportamientos diferentes cuando los vecinos sean los mismos y cuando cambian y, además, se distinguirán niveles de cooperación diferentes en la red regular y hetereogénea.

En caso contrario, se habrá abierto la puerta a descartar la hipótesis y será necesario buscar nuevas alternativas para entender la cuestión central que es "la emergencia de la cooperación".

"La sociedad humana e incluso los animales tienen cooperaciones para obtener beneficios a nivel de grupo y eso es una cosa que no podemos explicar, de ahí la realización de este experimento", ha apuntado Yamir Moreno.

Según ha matizado, el objetivo concreto es "encontrar los mecanismos que dan lugar a la cooperación y las conclusiones que extraigamos nos ayudarán a entender mejor como funcionan los grupos de animales y los seres humanos en contextos económicos y sociales".

El experimento se ha realizado a lo largo de tres horas entre centros de toda la geografía aragonesa. Hasta el momento los mayores resultados existentes en este tipo de estudios han sido obtenidos por la Universidad de Harvard (120 participantes) y la Universidad Carlos III de Madrid (169).

Para este estudio, se ha contado con la colaboración del programa Ciencia Viva del Gobierno de Aragón, de la Obra Social de Ibercaja, del Ayuntamiento de Zaragoza y del Ámbito Cultural de El Corte Inglés.

UN TOTAL DE 20 INVESTIGADORES

El director del BIFI, Alfonso Tarancón, ha recordado en rueda de prensa que en el experimento han participado un total de 20 investigadores y técnicos de la Universidad de Zaragoza y de la Universidad Carlos III. Además, ha reiterado que se trata de "un proyecto con el equipamiento más barato, asequible y complejo: el cerebro".

En este sentido, ha afirmado que el experimento puede ayudar a "ser más eficientes en el juego social" y que gracias a las nuevas tecnologías se puede llevar a cabo siguiendo la actividad en tiempo real.

El representante de la Universidad Carlos III de Madrid, Francisco Marcellán, ha informado de que el centro al que pertenece realizó un experimento de la misma índole con 169 participantes, algo que ha considerado "el grupo antecesor de esta experiencia".

"Este estudio de cooperación sobre ciencias sociales pone de manifiesto que detrás de todo lo que hacemos hay ciencia", ha recalcado Marcellán, quien ha añadido que el trabajo de los científicos es "iluminar a la sociedad sobre lo que se encuentra detrás".

DIVULGACIÓN CIENTÍFICA

El director general de Ciencia y Tecnología del Ayuntamiento de Zaragoza, Ricardo Cavero, ha sostenido que "no hay investigación si no hay divulgación", por ello, el Consistorio tiene entre sus finalidades apoyar este tipo de experimentos.

El director general de Política Educativa del Gobierno de Aragón, Manuel Magdaleno, ha subrayado la importancia de que "se avance en las teorías de mediación de conflictos". Asimismo, ha apostillado el compromiso que desde el Ejecutivo aragonés se tiene con la excelencia académica y con la finalidad de reducir el fracaso escolar.

En este aspecto, ha ahondado el director general de Investigación e Innovación del Gobierno de Aragón, Miguel Ángel García, quien ha recalcado el compromiso del Ejecutivo con la difusión científica.

"COMPROMISO POR LA EDUCACIÓN"

La directora de los centros culturales de Ibercaja en Zaragoza, María Luisa Borao, ha destacado que la participación de la Caja en este proyecto se centra en el "compromiso por la educación" que tiene la entidad y está enmarcado dentro de la 'Iniciativa Educa'.

Lo que pretende Ibercaja es "incentivar el estudio y la divulgación de la ciencia y ayudar para evitar el fracaso escolar", ha destacado Borao.

Este miércoles tendrá lugar la entrega de premios a los centros participantes en el edificio Ibercaja Zentrum de Zaragoza. Además, el investigador Yamir Moreno expondrá los primeros resultados del proyecto.

Otras noticias

Contenido patrocinado