Buscar

Néstor Kirchner recoge cetro partidario de Perón y Menem en Argentina

AFP
6/03/2008 - 20:35

El ex presidente argentino Néstor Kirchner (2003-2007) cumplirá su deseo de apuntalar al Gobierno de su esposa, Cristina Kirchner, si un congreso de 700 delegados lo convierte el viernes en nuevo líder del Partido Justicialista, que fundó Juan Perón en los años 40 y condujo Carlos Menem en los 90.

Kirchner, de 58 años, será ungido como heredero de Perón y Menem por aclamación de los congresales en un estadio cerrado de Buenos Aires, aunque se cumplirá con la formalidad de llamar a elecciones internas para el 18 de mayo, pero sin rivales a la vista.

El primer caballero de Argentina e inminente jefe de la agrupación política más poderosa del país sudamericano es un ex peronista combativo en los turbulentos años 70 que giró a la socialdemocracia.

Uno de los primeros pasos que dará el gubernamental PJ en el plano internacional será integrarse a la Internacional Socialista (IS), como lo hiciera el Partido de los Trabajadores (PT) del presidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva que entró en 2003 en calidad de observador.

Con la mano en el timón, Kirchner profundizará de este modo el viraje de un partido que bajo Menem (1989-1999) se plegó a la Internacional Demócrata Cristiana (IDC) en medio de la ola neoliberal que recorría Latinoamérica en la última década del siglo XX.

"Néstor Kirchner es el reflejo de un partido nuevo, moderno, 'aggiornado', que acompaña al Gobierno, que está en sintonía con la sociedad", dijo el ministro del Interior, Florencio Randazzo, un cuadro surgido de la provincia de Buenos Aires (centro-este), la más poblada y el mayor bastión peronista.

Tan abrumadora es la mayoría kirchnerista -de unos 700 sobre los 913 congresales- que se han automarginado adversarios internos, entre ellos Menem, el ex presidente Eduardo Duhalde (2002-2003) y Adolfo Rodríguez Saá, quien duró sólo una semana como presidente, renunciando en medio de la brutal crisis de 2001.

Menem acusa a Kirchner de haber alejado al peronismo de la doctrina ortodoxa del partido, aunque fue el ex gobernante quien enterró el ideario nacionalista, industrialista y de neutralidad internacional impuesto por Perón, tres veces jefe de Estado desde 1946 hasta su muerte en 1974.

Torcuato Di Tella, historiador social y profesor emérito de la Universidad de Buenos Aires, opinó que "Kirchner es peronista. Yo digo que el peronismo se renueva, como se renueva el propio comunismo o la socialdemocracia".

"Peronismo reciclado --aseveró Di Tella-- quiere decir peronismo que ha evolucionado para eliminar claramente los elementos de tipo autoritario, filo-fascistas que había desde del principio, que no eran dominantes, pero los había (por ejemplo, el ministro José López Rega en los años 70) y antes los nacionalistas de derecha, y después, el sector de derecha neoliberal".

El historiador y académico dijo que "eso no quiere decir que el peronismo haya sido un movimiento fascista, creo que nunca lo fue por sus características".

"Es muy típico de movimientos populares, de tipo socialdemócratas --subrayó--, adoptar muchas ideas neoliberales. No es un invento de acá, hay fenómenos parecidos en el laborismo, en la socialdemocracia europea, inclusive en el eurocomunismo, en el 'aprismo' (peruano) y también, en el peronismo".

Kirchner y su esposa, que lo sucedió en el poder con 45% de los votos en octubre pasado, parecían perfilarse para construir una nueva alternativa política con matices de centroizquierda, en alianza con radicales socialdemócratas y socialistas.

Pero esta semana acaban de enviar una fuerte señal hacia las filas del PJ, al encabezar un acto en un estadio de fútbol ante una multitud de activistas del Sindicato de Camioneros y de la central obrera mayoritaria CGT, la columna vertebral histórica de la ortodoxia partidaria.

dm/jos/ja

Otras noticias

Contenido patrocinado