Buscar

Rajoy se inspira en Sarkozy y en la derecha latinoamericana

AFP
6/03/2008 - 20:39

El candidato del Partido Popular en las legislativas del domingo, Mariano Rajoy, buscó sus fuentes de inspiración más allá de las fronteras: en el presidente francés, Nicolas Sarkozy, y en las campañas que un español construyó para candidatos de derecha en América Latina.

"Voy a hablar a la España que se levanta temprano para ir a trabajar", afirmó semanas atrás Rajoy, que por segunda vez aspira a la jefatura del gobierno, parafraseando al líder de la derecha francesa, que llegó en mayo a la presidencia tras una campaña arrasadora, durante la cual insistió en dirigirse a la "Francia que se levanta temprano".

De la campaña liderada por Sarkozy, el Partido Popular se fijó hasta en los colores, cambiando el naranja rabioso de 2004 por el celeste de la Unión por un Movimiento Popular (UMP), que colocó a su candidato en el Elíseo. "Cuando Sarkozy apareció, la derecha española lo vio como una gran esperanza", explicó a la AFP el periodista Josep Ramoneda, responsable del Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB).

A ambos lados de la frontera, la inmigración ha sido uno de los caballos de batalla de los candidatos de la derecha. Rajoy propuso que los inmigrantes firmen un contrato de integración, una copia prácticamente exacta del instaurado en Francia por Sarkozy en 2004, cuando era ministro del Interior del presidente Jacques Chirac. "La posición sobre inmigración" de Rajoy "tiene un cierto calco" de Sarkozy, admitió a la AFP Octavio Uña, director del departamento de Ciencias Sociales de la Universidad Rey Juan Carlos.

"Cumplir las leyes, respetar las costumbres de los españoles, aprender la lengua, pagar los impuestos, trabajar activamente y regresar a su país si no encuentran empleo" son algunas condiciones planteadas por el candidato conservador español.

Para la secretaria de Estado de Inmigración socialista, Consuelo Rumí, con esas propuestas Rajoy "se acerca más a Le Pen", el líder ultraderechista francés, que a Sarkozy. Esa constatación también la hicieron más de un centenar de académicos españoles, que pidieron no votar al PP por su plan "xenófobo". "Muchos son los partidos conservadores que han ganado las elecciones recurriendo a este mensaje", coincidieron los académicos en un manifiesto la semana pasada.

"Con cabeza y corazón", es el lema de campaña del PP, inscrito en un cartel gigante inspirado en el eslogan electoral del general guatemalteco Otto Pérez Molina, candidato a la presidencia de Guatemala en noviembre de 2007. "Mano dura, cabeza y corazón" era el lema del militar guatemalteco, cuya campaña fue construida según numerosos medios españoles por el español Antonio Solá, artífice también de la campaña del presidente mexicano, Felipe Calderón, del Partido de Acción Nacional (PAN, centroderecha), que en su país decía "Mano firme, pasión por México".

"Rajoy pide el voto con el mismo mensaje que el general de extrema derecha" guatemalteco, lanzaba al iniciar la campaña electoral el número dos del Partido Socialista, José Blanco.

Obviamente, no siempre dan ganas de copiar todo lo que ocurre a sus aliados ideológicos. Seguramente, Rajoy no querría estar en la piel de Sarkozy, que en las últimas semanas viene registrando una caída estrepitosa en las encuestas de opinión: el 61% de los franceses cree ahora que su presidente no va por buen camino.

Para sorpresa de muchos que envidiaron al mandatario galo cuando hace tan sólo un mes contrajo matrimonio -el tercero- con la ex modelo Carla Bruni tras un noviazgo fugaz, el líder de la derecha española no forma parte del pelotón. Y cuando le preguntaron sobre la primera dama francesa, Rajoy, que se casó en primeras nupcias pasados los 40, se limitó a responder: "Yo para bien o para mal, soy más clásico. Soy de Pontevedra".

Otras noticias

Contenido patrocinado