Buscar

Vojislav Kostunica, político hábil y nacionalista convencido

AFP
8/03/2008 - 21:43

El primer ministro Vojislav Kostunica, que disolvió este sábado el gobierno serbio a raíz de la crisis por la independencia de Kosovo a la que se opone totalmente, es un nacionalista a quien se le reconoce el mérito de haber provocado la caída de Slobodan Milosevic.

Con 63 años, este especialista en derecho constitucional, taciturno de expresión triste, se convirtió en un político imprescindible después de haber derrotado a Milosevic en las elecciones presidenciales en septiembre de 2000.

Después de su victoria, Kostunica rompió con el bloque democrático que gobernaba Serbia, que le acusaba de corrupción y de abuso de poder.

En marzo de 2004, Kostunica volvió al poder como primer ministro después de las elecciones legislativas anticipadas, como consecuencia del asesinato en marzo de 2003 del primer ministro reformador Zoran Djindjic.

Político hábil, Kostunica consiguió conservar su puesto de primer ministro tras las legislativas de enero 2007, después de tres meses de discusiones con el presidente pro-europeísta Boris Tadic, teniendo en cuenta que su partido, el Partido Democrático de Serbia (DSS), había llegado en tercera posición a los comicios.

Kostunica supo aprovechar en el buen momento la amenaza del regreso al poder de los ultranacionalistas, ex aliados del fallecido presidente yugoslavo Slobodan Milosevic.

La principal preocupación de Kostunica fue siempre el problema de Kosovo, sobre todo a partir de la proclamación su independencia, el 17 de febrero, con el apoyo de Estados Unidos y de los principales países de Unión Europea.

Kostunica fue uno de los artífices de la nueva Constitución serbia, que proclama que Kosovo es una parte inalienable de Serbia.

Desde que se convirtió en primer ministro, Kostunica fue objeto de muchas críticas por su tendencia hacia el nacionalismo más acérrimo, evolución interpretada como una voluntad para conciliarse con los ultranacionalistas, siempre muy influyentes en Serbia.

El nacionalismo de Kostunica se demostró cuando se opuso a la extradición de Milosevic a La Haya para que fuera juzgado en el Tribunal Penal Internacional (TPI).

El primer ministro nunca ocultó su hostilidad respecto al TPI, que tildó de "institución monstruosa".

El gobierno que encabezaba desde el pasado mayo empezó a tener importantes divergencias sobre el futuro europeo de Serbia, desde que Kosovo proclamó su independencia.

Mientras que el Partido Democrático (DS) del presidente pro-europeísta Boris Tadic y el G17 Plus, mayoritarios en el gobierno, insistían en el acercamiento a Bruselas, Kostunica negaba todo acuerdo con la UE sin "Kosovo como parte integrante".

El gobierno serbio puso el jueves en minoría a Kostunica, rechazando una resolución que él apoyaba para congelar el acercamiento a la UE.

an-bir/es/mcd

Otras noticias

Contenido patrocinado