Buscar

Voto útil y bipartidismo se ensañan con la izquierda y pequeños partidos

AFP
10/03/2008 - 14:52

El voto útil en las elecciones generales españolas del domingo que favoreció a los dos grandes partidos españoles y el reforzado bipartidismo que provocó se ensañaron con la izquierda y los pequeños partidos y derrumbaron su representación parlamentaria.

El Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y el Partido Popular (PP) se repartieron casi el 80% de los votos con 169 y 153 escaños respectivamente del total del Congreso de los Diputados, que asciende a 350.

"El 'tsunami' bipartidista nos ha arrollado y también a otras fuerzas", denunció el coordinador general de la coalición Izquierda Unida (IU), Gaspar Llamazares, hasta ahora tercera fuerza política a nivel nacional.

IU, que contaba con cinco escaños en el Congreso de Diputados saliente, se derrumbó y quedó reducida a dos escaños.

El bipartidismo que se acentuó durante la campaña electoral, en particular con debates televisivos solamente entre los candidatos del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, y del PP, Mariano Rajoy, y una ley electoral que favorece a los partidos más votados, son algunas de las causas de esta debacle.

"Los dos grandes partidos han comido votos a los pequeños y eso era de esperar, ya que han sido unas elecciones muy polarizadas", explicó a AFP Fermín Bouza, experto en opinión pública.

El modo de escrutinio favorece al partido que recibe el mayor número de sufragios y a las formaciones bien implantadas localmente, en función de la ley d'Hondt, que atribuye las bancas a las formaciones más votadas en cada circunscripción.

En ese contexto, "se entiende la tendencia de los ciudadanos al voto útil", opina este lunes el diario Público.

"Es verdad que el sistema electoral favorece esa concentración de votos", reflexionó a AFP el analista catalán Josep Ramoneda, para quien la explicación reside en que "cuando los momentos son de mayor tensión (ndlr: política), la concentración sube y cuando la situación se distiende, todo el mundo vota más a gusto y menos en contra".

De los 35 millones de electores españoles, poco más de 11 millones respaldaron al PSOE y 10 millones al PP.

La izquierda procomunista y la independentista catalana, además de otras otras cuatro pequeñas formaciones nacionalistas del País Vasco, Galicia, Aragón e Islas Canarias, sumaron poco más de dos millones de votos, y algunas desaparecieron del Parlamento.

"La consolidación del bipartidismo es buena porque refleja una caída del voto nacionalista", opinó en cambio Juan Diez Nicolás, profesor de Sociología en la Universidad Complutense de Madrid.

IU obtuvo 300.000 votos menos que en 2004, cosechando "los peores resultados de su historia", coincide la prensa española este lunes.

Un golpe similar recibieron otras formaciones nacionalistas que sí tienen más peso a nivel local en España en virtud de su configuración regional.

Los independentistas de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), que en 2004 fueron los árbitros que negociaron el apoyo de sus ocho diputados al PSOE, se hundieron el domingo a tres diputados.

La pequeña formación independentista vasca Eusko Alkartasuna (EA) y la Chunta Aragonesista (CHA), que se había quedado sin su figura de referencia, José Antonio Labordeta, desaparecieron del Congreso.

Sólo se salvaron Nafarroa Bai, una pequeña coalición nacionalista que conserva su escaño, y el Bloque Nacionalista Galego (BNG), que mantuvo sus dos diputados. Coalición Canaria (CC) pasó de tres a dos diputados.

La sorpresa vino por el lado de una ex eurodiputada y ex dirigente del PSOE Rosa Díez que obtuvo su banca en el Congreso con su flamante Unión, Progreso y Democracia (UPyD).

Respaldada por intelectuales como el filósofo español Fernando Savater y el escritor peruano Mario Vargas Llosa, Rosa Díez obtuvo 300.000 votos.

"El 'tsunami' es un retroceso democrático" que le hace un "flaco favor a la diversidad política", sostuvo el dirigente de IU, que anunció que no bregará por otro mandado al frente de su coalición.

Otras noticias

Contenido patrocinado