Buscar

Madrid. el 25% de los menores delincuentes ingresados en rÉgimen cerrado son reincidentes

12/03/2008 - 16:45

MADRID, 12 (SERVIMEDIA) El 25% de los menores ingresados en centros de régimen cerrado son reincidentes y en su mayor parte cometieron más de una vez delitos de robo con violencia, según datos de un estudio realizado por la Agencia para la Reeducación y Reinserción del Menor Infractor, de la Comunidad de Madrid.

El estudio fue presentado hoy por el vicepresidente segundo y consejero de Justicia de la Comunidad, Alfredo Prada, y por uno de los coordinadores del proyecto, José Luis Graña, en una rueda de prensa celebrada en la Real Fábrica de Tapices que actualmente acoge una muestra sobre la historia de la justicia española.

Para realizar este estudio, la Agencia escogió una muestra de 208 jóvenes, internados en centros de régimen cerrado, la medida más grave estipulada en la Ley del Menor, y estudió su historial delictivo para averiguar sus índices de reincidencia, así como también analizó sus características y su situación psicosocial para explicar los motivos que dificultan la reinserción de un menor.

Según Luis González Cieza, coordinador del estudio, a un 25% de los jóvenes encuestados ya se les había impuesto medidas judiciales que los obligaron a ingresar en centros cerrados o a cumplir libertad vigilada en centros semiabiertos anteriormente.

En cuanto al tipo de delitos, el 7,2% de los menores cumplían medidas de internamiento por homicidio, el 7% por lesiones, el 1,5% por delitos contra la libertad sexual, el 63,31% por robos con violencia e intimidación, el 2,8% por delitos contra la seguridad y el 9,8% por otras causas.

Los robos con intimidación son las infracciones más frecuentes y en las que se registra una mayor reincidencia, pues se trata de un delito en el que prima la agresión violenta a la víctima sobre el robo, ya que éste es "una escusa" o "una consecuencia" de lo anterior, explicó González.

En cuanto al tiempo que permanecen ingresados los delincuentes menores no violentos en estos centros, es de 7 meses de media, mientras que los violentos llegan casi a los 9.

Por otra parte, los delincuentes menores reincidentes cumplen internamientos de unos 13 meses y medio y los no reincidentes de 6 meses y medio.

El 43% de los menores encuestados tienen de 14 a 17 años y el 53%, 18 o más. En cuanto al sexo, la diferencia oscila de un 83% de varones, frente a un 16,8% de mujeres, con medidas en cumplimiento de la Ley del Menor.

En relación a la nacionalidad, el 51,4% de los menores encuestados eran españoles, el 26,9% latinoamericanos, el 13,9% magrebíes y un 6,7 % europeos del Este.

Con respecto a la "clase social" de los menores delincuentes, el estudio establece que un 33,7% eran de extracción media baja, un 30,8% media, un 15% baja y un 11,5% alta.

Además, un 82,7% de los menores delincuentes encuestados tenía en su expediente un historial caracterizado por el absentismo escolar, un 64,4% no se encontraba trabajando entes de su internamiento, sólo el 11,4% de ellos contaba con centros juveniles en su barrio y el 8,7 % con ludotecas.

Los expertos que elaboraron el informe señalaron que el consumo de sustancias adictivas es uno de los condicionantes más frecuentes en los reincidentes. Según el informe, un 79,3% de los menores con medidas consumieron alguna vez cannabis, el 31% lo hace habitualmente y el 38% consumió alguna vez heroína, cocaína, LSD o anfetaminas.

Mientras que, entre los reincidentes, un 73% son fumadores, un 87% consume esporádicamente cannabis y un 98,2% alcohol.

Por otra parte, González y Graña coincidieron en señalar que uno de los objetivos de la Agencia es "personalizar" el protocolo de actuación adaptando la estrategia de tratamiento al caso concreto de cada menor para lograr así un mayor éxito en el proceso de reinserción.

De hecho, González apuntó que éste es un nuevo modelo de gestión de la intervención para la reinserción de delincuentes menores, basado en un proyecto canadiense, cuya implantación se está estudiando en la Comunidad de Madrid, pues este estudio es un primer paso en la detección de los factores de riesgo que afectan a este colectivo.

(SERVIMEDIA) 12-MAR-2008 LDC/mfg

Otras noticias

Contenido patrocinado