Buscar

Obama gana en Mississippi, mientras crece enfrentamiento con tintes racistas

AFP
12/03/2008 - 17:01

Barack Obama obtuvo el martes en Mississippi su 29a victoria en la carrera por la investidura demócrata para la presidencial de Estados Unidos, mientras se vuelven más duros los intercambios entre su equipo y el de su rival, Hillary Clinton, sobre el tema del racismo.

Barack Obama, de 46 años, el único senador negro de Estados Unidos, habría ganado con 91% de los votos de los negros de Mississippi (sur), según la cadena CNN. Por el contrario, 69% de los hombres blancos y 74% de las mujeres de la misma raza habrían votado a Clinton, según Fox, así como 56% de los electores de más de 65 años, según CNN.

Este último sondeo también puso de manifiesto la degradación de las relaciones entre ambos equipos de campaña. El 72% de los partidarios de Clinton afirman que "no estarían satisfechos" si Obama se convertía en el candidato del partido para la presidencial, mientras que 55% de los partidarios del senador por Illinois tampoco lo estarían si la ex primera dama alcanza la victoria, según la CNN.

"Dije que Clinton era alguien capaz, y que si ganaba la investidura, yo la apoyaría. No estoy seguro de que el equipo de campaña de Clinton tenga el mismo enfoque", declaró Obama a la CNN tras su victoria.

Tras el escrutinio del 99% de las oficinas de votación, Obama recibía el 61% de los sufragios, contra 37% de Clinton.

La primaria de Mississippi, que otorga 33 delegados, distribuidos proporcionalmente según los votos de los precandidatos, tuvo lugar en medio de una viva polémica sobre las afirmaciones con resabios racistas de una aliada de Hillary Clinton.

"Si Obama fuera blanco, no estaría donde está ahora (...) y si fuera una mujer (cualquiera fuera su raza) no estaría donde está (...). Tiene suerte de ser quien es", dijo a un diario californiano Geraldine Ferraro, una ex candidata a la vicepresidencia de Estados Unidos, que hoy forma parte del equipo financiero de Clinton.

La senadora por Nueva York, de 60 años, se limitó a indicar que ella "no estaba de acuerdo" con Ferraro, mientras que su directora de campaña, Maggie Williams, veía en la indignación del equipo de Obama "falsos ataques, personal y políticamente calculados en vísperas de una primaria".

Obama, por su lado, señaló en una entrevista con el diario Morning Call de Allentown (Pensilvania, este) que no creía "que los comentarios de Ferraro tuvieran lugar en política ni en el Partido Demócrata".

"Cualquiera que conozca la historia de este país sabe que son totalmente absurdos", agregó Obama.

Clinton dijo que era "una lástima que partidarios de uno y otra se extravíen en cuestiones personales (cuando) deberíamos seguir concentrándonos en temas" de campaña.

El estratega de Barack Obama, David Axelrod, pidió que Ferrraro fuera despedida del equipo de Clinton, y destacó que "cuando uno hace guiños e inclina la cabeza ante declaraciones insultantes, es una señal de que todo está permitido".

Axelrod subrayó además que la observación de Ferraro ocurría después de varios episodios que permitían sospechar de conductas racistas en el entorno de Clinton.

Obama obtuvo 29 victorias, contra 15 de Clinton, que recuperó fuerzas tras su triple victoria electoral de la semana pasada.

Tras su triunfo en Mississippi, Obama cuenta con 1.606 delegados para la convención del Partido Demócrata oficialmente encargada de designar al candidato en agosto en Denver (Colorado, oeste). Clinton cuenta con 1.484, según el sitio independiente RealClearPolitics. Se necesitan 2.025 delegados para asegurarse la nominación.

La próxima primaria será el 22 de abril en Pensilvania (158 delegados).

chr/jb/cd

Otras noticias

Contenido patrocinado