Buscar

Un brasileño se hace vietnamita para poder jugar al fútbol

AFP
15/03/2008 - 14:23

Para poder continuar con su carrera, el futbolista brasileño Fabio Dos Santos ha adoptado la nacionalidad vienamita, aunque añore la tierra de los pentacampeones mundiales, y podría convertirse en el primer jugador de origen extranjero de la selección nacional de Vietnam.

A finales de 2001, Santos fue, junto a otros dos compatriotas que hoy han dejado el país, el primer brasileño en lanzarse a la aventura del fútbol vietnamita, a años luz del juego de la "Seleçao".

"En Brasil, hace seis años era muy difícil, demasiado difícil jugar", cuenta el portero brasileño de 1,98 m de estatura, que aterrizó en el club de Dong Tam-Long Anm de Ben Luc, cerca de la antigua Saigón, hoy Ciudad Ho Chi Minh.

Desde entonces, varios brasileños han seguido su ejemplo y hoy más de 35 juegan en Vietnam, según el entrenador de Dos Santos, el portugués Henrique Calisto, que fue quien lo fichó.

"Cuando llegué, el fútbol era muy malo aquí, el fútbol era verdaderamente de aficionados", recuerda Dos Santos. Ahora "intentan mejorar y hacerlo más profesional", añade, mientras su entrenador asegura que los extranjeros han contribuido a que el futbol vietnamita evolucionara con "su profesionalidad".

Una muestra de que algo está cambiando es el aumento de precios en el mercado de fichajes, que hoy se elevan a decenas de miles de dólares frente a los pocos miles que se pagaban a la llegada de Dos Santos al país.

Esta profesionalización ha sido una de las razones por las que Santos aceptó cambiar de nacionalidad. Además, después de tantos años en Vietnam, volver a Brasil era complicado.

"Brasil es un gran país con un gran porvenir" pero allí "sin contactos, no puedes hacer nada", dice Calisto.

Convertirse en vietnamita no ha sido fácil, ya que el país comunista no reconoce todavía la doble nacionalidad, por lo que el futbolista tuvo que volver a Brasilia para renunciar a su pasaporte brasileño.

En un país donde el fútbol es más conocido por las numerosas apuestas ilegales sobre ligas europeas y los escándalos de amaños de partidos, Dos Santos echa de menos a su "familia, a su madre, a sus hermanos, a sus amigos" y también esa locura que rodea al fútbol en Brasil.

En cuanto a la selección de Vietnan, Santos asegura que no espera nada y que prefiere que "las cosas sucedan con naturalidad".

La Federación Vietnamita de Fútbol está a punto de elegir un nuevo seleccionador nacional, puesto para el que suena el nombre de Calisto, y es muy probable que de paso se renueve el once titular.

El entrenador portugués considera que Santos ya se ha impuesto en el panorama vietnamita y no duda en compararlo con el famosísimo arquero paraguayo José Luis Chilavert. "Santos a veces mete goles. Esa imagen se ha quedado grabada en las retinas de los aficionados. Es el Chilavert vietnamita", dice.

aud/ccc/em

Contenido patrocinado

Otras noticias